TOMB RAIDER: ANNIVERSARY

No todos confiaban en que los americanos de Crystal Dynamics fueran capaces de resucitar una saga que había comenzado hace diez largos años, y que en aquel entonces no pasaba por sus mejores momentos.

Tomb Raider había sido uno de los referentes más claros en la pasada generación de videojuegos, que llevó las consolas de 32 bits a millones de hogares en todo el mundo.

Su protagonista, Lara Croft, se convirtió en un ídolo de masas, llegando a captar la atención tanto de la prensa especializada como de la generalista.

El fenómeno traspasó los videojuegos y surgieron todo tipo de productos con la imagen de la intrépida arqueóloga.

Los más relevantes fueron, sin duda, las películas que se estrenaron en salas de cine.

Pero incluso las estrellas más rutilantes tienen sus horas bajas, y parece que la generación de los 128 bits no estaba hecha para Lara.

Llegó tarde a su cita y no gustó a casi nadie.

Para redimirse, Eidos decidió migrar el desarrollo a otra compañía y, cuando el juego apareció finalmente, supuso todo un respiro.

Lara había encontrado su lugar, volviendo en cierto modo a su origen e introduciendo innovaciones que daban como resultado uno de los mejores juegos de la saga.

En esta ocasión y con la excusa de celebrar el décimo aniversario del nacimiento del mito, se preparó un remake de la primera entrega de sus aventuras, bautizado como Anniversary.

El nombre lo dice todo, y de una forma rápida – aunque no del todo precisa – para definir este proyecto sería que posee el desarrollo del Tomb Raider original y el motor gráfico de Legend.

Así pues, y para los que en su momento no disfrutasteis del mismo, tomad nota.

Lara se ve envuelta en la búsqueda de una reliquia conocida como Scion, pero no es la única que desea dicho artefacto, ya que una perversa corporación también está detrás de él, debido a los increíbles poderes que puede otorgar a quien lo posea.

En su aventura visitará lugares tan remotos como Perú, Grecia, Egipto y demás.

Muchos son los momentos que los fans recordarán, pero de entre todos ellos destaca el encuentro con el T-Rex que tenía lugar en una especie de Valle Encantado, donde el tiempo parecía haberse detenido.

Huelga decir que esta secuencia ha sido reproducida y actualizada en la nueva versión, y resulta realmente curioso ver cómo lo antiguo y lo moderno conviven en perfecta armonía.

Y es que, pese a que el desarrollo es similar, todo lo que Lara – y sobre todo los programadores – han aprendido en esos diez años está presente.

Empezando por la propia Lara, que a pesar de llevar el modelito – actualizado y rediseñado, eso sí – que lucía tiempo atrás, cuenta con unas proporciones mucho más realistas.

Sigue teniendo un cuerpo de escándalo, pero al menos algunos de sus atributos no se presentan tan exagerados.

La animación de la que hizo gala en Tomb Raider: Legend sigue siendo utilizada, vistos los resultados obtenidos.

Lara salta, corre, se desplaza, se agarra a salientes, nada y realiza otras muchas acciones con una naturalidad y fluidez pasmosas.

Las novedades introducidas en el capítulo anterior también vuelven, sobre todo el uso del garfio magnético, con el que seguirá siendo posible balancearse, mover todo tipo de objetos y atraer a los enemigos hacia sí.

Otro apartado a medio camino entre lo clásico y lo novedoso es el sistema de puzzles, que homenajean a la entrega original planteando la necesidad, por ejemplo, de encontrar los tres engranajes en la zona de la cascada.

Sin embargo, la forma de resolverlos es completamente distinta.

Aquí, la lógica y las leyes de la física son imprescindibles para llegar a buen puerto.

Por último, los enfrentamientos contra enemigos se han plasmado prácticamente igual que en Legend, con un sistema de puntería automático y otros movimientos de ataque para Lara, además del uso de sus conocidas armas.

Con todos estos elementos, el carisma de la protagonista y el buen hacer que han demostrado sus programadores – al mando de los cuales se halla el creador original del mito -, no cabe duda de que nos encontramos ante uno de los bombazos del pasado 2.007.

VERSIÓN PSP

Como ocurrió con el anterior capítulo, Tomb Raider: Legend, la portátil de Sony – entre otros sistemas coetáneos – cuenta con una versión del juego prácticamente idéntica a lo visto en PlayStation 2.

No en vano, el trabajo le fue encargado a los mismos programadores, Buzz Monkey Software, que trabajaban codo con codo con Crystal Dynamics.

EN BUSCA DEL SCION

En su primera aventura, la arqueóloga se enfrentaba a la búsqueda de este milenario objeto, poseedor de unas propiedades asombrosas.

SALTOS A GO-GO

Las plataformas siguen siendo fundamentales en Tomb Raider.

Sin embargo, ahora su utilización es mucho más realista que en la entrega primigenia.

EL ORIGEN DE LARA

Lara nació en 1.996 de la mano de Toby Gard y Core Design.

En estas imágenes puedes ver algunos de los bocetos iniciales que dieron forma al mito.

En un principio su nombre iba a ser Laura Cruz, pero se acabó cambiando por el que todos conocemos ya que no sonaba muy “british“.

Desde entonces se ha convertido en una de las figuras más reconocibles del panorama de los videojuegos, e incluso fuera de él gozando de gran fama.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.