TOMB RAIDER LEGEND

Tomb Raider Lara Croft desnuda tetas

Si Lara se hubiera dejado ver por el parque de atracciones paleontológico de Spielberg, otro gallo les hubiera cantado a Sam Neil, Jeff Goldblum y compañía.

Ni correr ni gaitas; a los dinosaurios se les despacha a balazo limpio, y punto pelota.

gfs_75112_2_20

Aunque, mal nos pese, en su paso por Game Boy Advance y Nintendo DS los enemigos no resultan, ni mucho menos, tan variados.

Con todo, más de uno se alegrará de que un personaje como la señorita Croft retornase a las emblemáticas portátiles con un juego más que digno, cuando seguramente pocos daban un duro por ella.

HABILIDAD Y DISPAROS A RAUDALES

Lo primero que llama poderosamente la atención, más allá del depurado apartado gráfico, es que la historia resulta sencilla y directa: Lara deberá recuperar un artefacto mágico relacionado con su familia y su trágico pasado.

Pero algo sale mal y acaba abandonada a su suerte en unas tumbas próximas a Bolivia, en un entorno que, a nadie le sorprenderá, se parece sospechosamente a los parajes ya conocidos, repleto de vegetación espesa y enemigos malencarados a cascoporro.

gfs_75112_2_1

A partir de aquí, el argumento gira en torno a una idea muy lógica: conseguir salir airoso de cada nivel.

Todas las misiones que asumirá el afanado jugador encarnando a Lara tendrán como único propósito desgranar el pasado de la sufrida heroína, al tiempo que intenta sobrevivir a los incontables peligros que le acechan.

gfs_75112_2_11

La trama, dicho sea de paso, no se anda con aspavientos, ni pretende profundizar donde no debe: Lara es la sensualidad y el coraje personificado, aunque se explota por vez primera su faceta más tierna, y sus conflictos personales pugnan siempre en favor de la muy propia jugabilidad.

Por otro lado, el enfrentamiento contra los soldados o jaguares resulta inevitable – en términos argumentales y de necesidad jugable -, pero a estos no los veremos más de la cuenta, ni su relación con la protagonista será objeto de dramatizaciones que, en realidad, no vienen al caso.

gfs_75112_2_14

De hecho, aparece también algún secundario relevante en lo narrativo, pero su única función será tridimensionalizar la historia sin distraer la atención de lo importante: inmensos parajes rebosantes de enemigos y trampas a mansalva.

Tanto es así que Tomb Raider Legend existe para abandonarnos a nuestra suerte en una serie de ambientes hostiles e inquietantes.

gfs_75112_2_17

Nada más y nada menos.

Las excusas son sencillas, y los escenarios son inequívocamente lineales.

gfs_75112_2_23

Pero la profundidad de los decorados y un uso bastante eficiente de dichas portátiles juegan a engañarnos continuamente.

Y lo consiguen.

gfs_75112_2_12

La sensación de estar inmerso en vastos escenarios, casi inabarcables y rebosantes de peligros, es reiterada, a la que contribuye, en cierto modo, el sonido.

Dicho esto, Tomb Raider Legend no se distancia significativamente de cualquier otro plataformas bastante convencional, pero las aptitudes atléticas de Lara desembocarán en algunos momentos excepcionales, pese a su mejorable control.

gfs_75112_2_5

Y aunque sólo fuera por estos prolongados instantes, este cartucho ya se merece un respeto.

Además, la mecánica directa y casi plana se edulcora con un diseño sumamente interesante.

gfs_75112_2_4

Algunos elementos tienen una segunda función, en ocasiones obvia, en otras sutil, y en otras imaginativa, o no tanto, pero muy bien explotada.

Basta con decir que muchos de estos ingredientes sirven para acrecentar el abanico táctico y las posibilidades intrínsecas de un juego bastante digno.

gfs_75112_2_18

En síntesis, no hay nada revolucionario en Tomb Raider Legend, ni realmente sobresaliente.

Pero recicla varias ideas con maña y las aplica a una historia directa, consciente de sus limitaciones, encontrando así una jugabilidad – que no necesariamente un manejo – muy defendible, redondeando el componente de exploración testosterónico que siempre ha caracterizado a la saga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.