TOSE SOFTWARE, EL “NEGRO” DE LA INDUSTRIA (PARTE 1)

¿Conocéis alguna compañía que haya desarrollado más de 1.100 juegos?.

Así a bote pronto resulta difícil dar un nombre, ¿verdad?.

Y si tenéis constancia de alguna que los tenga, ¿conocéis el caso de alguna que no reciba crédito por ellos, que no aparezca ni en la caja, ni al arrancar el juego?.

Pues bien, esa compañía existe, y se llama TOSE Software – también conocida como TOSE Co. Ltd -.

Por hacer un símil tan rápido como malo, TOSE es como un grupo de mercenarios, pero de la programación, dispuestos a sacar adelante proyectos para terceros.

Se fundó en 1.979, en Kyoto, y desde el primer día han sido reconocidos por su hermetismo para reconocer la autoría de los juegos en los que han participado.

Por algunas memorias anuales de la compañía, se sabe que prácticamente no han dejado ningún segmento sin explorar, desde las máquinas recreativas – uno de los primeros juegos que se le atribuye es Sasuke Vs. Commander, lanzado bajo el sello SNK en 1.980, seguido de Vanguard, también de SNK en 1.981 -, e incluso los juegos para plataformas portátiles y teléfonos móviles – tanto juegos completos como contenidos adicionales -.

Es más, una de estas memorias afirmaba ya en 2.002 que TOSE Software había participado en el desarrollo de 434 juegos para consolas de sobremesa, 168 para portátiles, 43 recreativas, más de 100 contenidos para móviles y 73 de otros tipos.

Y eso sin contar que han pasado varios lustros desde entonces, en los que la lista habrá crecido considerablemente, tanto o más como la propia compañía, que ya tiene sedes en China, EE.UU. y más oficinas repartidas por todo Japón.

El secretismo de la compañía llega hasta tal extremo que se desconoce la implicación real en cada proyecto que se le atribuye.

En algunos se tiene constancia o indicios – por detalles como utilizar pseudónimos sospechosos – de haber realizado todo el trabajo, mientras que en otros proyectos pueden haber participado como un co-desarrollador o, simplemente, haber cedido sus labores y conocimientos en parcelas como el sonido o los gráficos, llevando el resto del peso del desarrollo los respectivos estudios/editores de cada proyecto.

Los acuerdos de confidencialidad con los editores impiden que TOSE pueda figurar como el desarrollador, un “papel” que se autoatribuyen los editores.

Y no son precisamente nombres pequeños: Nintendo, Capcom, SEGA, Square Enix, Taito, Atlus, Jaleco o Bandai Namco están entre las compañías que habitualmente contratan – o contrataban – sus servicios, e incluso alguna americana, como Electronic Arts, también ha contado con su apoyo para sacar adelante títulos como MySims Kingdom para DS – aunque a diferencia de los estudios nipones, EA sí dio crédito a su trabajo y no es ningún secreto -.

Ese reconocimiento es algo que también ha tenido lugar en contadas ocasiones con los editores nipones, como Nintendo, que ha hecho visible el trabajo de TOSE en algunos de sus juegos, de los que os hablaremos en la siguiente parte del reportaje.

Pero son casos contados frente al enorme ejército de “hijos no reconocidos”.

Sólo en Famicom se le atribuyen más de 50 títulos, pero en ninguno aparece su nombre.

Además, TOSE ha sido responsable de adaptar una larga lista de juegos de un sistema a otro.

También han sido reconocidos sus trabajos en la serie Namco Museum – volúmenes 2 y 5 -, las adaptaciones de Final Fantasy I al VI para diversas máquinas – PlayStation, Game Boy Advance… – e incluso de otros RPG de Square Enix, como Chrono Trigger para DS o Valkyrie Profile: Lenneth para PSP.

¿Y no estaréis ya sospechando que en los Resident Evil de GameCubeRE2, RE3 y Code Veronica – también metieron la mano, verdad?.

Pues también.

La experiencia de TOSE no se quedó sólo en adaptar y portar, también tienen trabajos originales en máquinas mucho más minoritarias, como 3DO o Virtual Boy – fueron co-desarrolladores de Mario Tennis -.

Incluso dejaron su huella en máquinas que funcionaron especialmente bien en Japón, como MSX, PC Engine o PC-88, entre otras.

Su forma de trabajar sigue siendo un misterio, y está envuelta en un elevado secretismo, aunque algunos antiguos programadores que pasaron por la TOSE de finales de los 90 han desvelado que lo más normal era estar implicado en más de un proyecto a la vez – incluso de distintas plataformas -.

Lo más paradójico de todo es que seguro, seguro, has jugado a algún título desarrollado por ellos y puede que ni siquiera lo sepas.

¿Los Dragon Ball Z: Super Butōden de SNES?, cosa suya.

¿Más modernos?, Super Smash Bros de Wii U o Splatoon – en ambos casos, como co-desarrollador -.

Siempre que se pregunta a algún trabajador o alto cargo de TOSE, si están conformes con esta situación, con que no se de crédito a su trabajo, a que no aparezcan o figuren bajo pseudónimos – algunos tan locos como “Elvis“, en honor al rey del rock and roll -, la respuesta viene a ser siempre la misma: están conformes con esta situación.

Una situación que les ha granjeado el apodo de “la compañía fantasma“.

Un apodo inmerecido, injusto y hasta cruel, que sólo sirve para ocultar un importante hecho: algunos de tus juegos favoritos no son de la compañía que pensabas y que, quizá, amabas.

Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.