TOUGHMAN CONTEST

Después de infructuosos intentos de realizar un programa de boxeo de calidad, llegó este simulador a los 16 bits de SEGA, e incluso al maltrecho 32X.

Dicho lo cual, Toughman Contest os introducirá en una competición pugilística muy peculiar, basada más en la resistencia que en la realización de buenos golpes.

El título de Thoughman lo recibe el vencedor de un torneo que dura un día entero, en el que los combates son continuados, sin tregua, y la duración de los enfrentamientos es de tres asaltos de un minuto cada uno.

Tres son los modos de juego que podéis encontrar en este simulador: Exhibition, un combate aislado para uno o dos jugadores simultáneos; Tournament, en el que un jugador empieza en la liga regional el torneo Toughman; y Customizable Tournament, donde podéis realizar vuestra propia competición para uno o dos jugadores simultáneos, con un máximo de ocho participantes.

BOXEO PARA TORTUGAS

Como hemos dicho en repetidas ocasiones, un simulador deportivo debe acercarse en la medida de lo posible a la realidad.

En este caso, si bien la idea de presentar una perspectiva frontal con el luchador más cercano silueteado para así poder ver al contrincante es acertada, no se puede decir lo mismo de los golpes que realizan los boxeadores.

Su ejecución es irritantemente lenta, pudiendo pasar perfectamente un par de segundos desde que se aprieta el botón del pad hasta que se produce la respuesta en el luchador… y todo ello con la increíble cantidad de 32 megas.

En fin, otro intento fallido a la hora de realizar un gran simulador de boxeo para Mega Drive.

PROS Y CONTRAS

A destacar el número de boxeadores que se pueden elegir, y por supuesto los diferentes modos de juego.

Aunque, mal nos pese, la lentitud de respuesta de los boxeadores al pad no es algo que favorezca a la jugabilidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.