TREASURE, LA CONJURA DE LOS GENIOS (PARTE 1)

Érase unos empleados de Konami que, un día, decidieron ir por libre… y acabaron revolucionando toda una industria.

Estaban cansados de trabajar en secuelas para la compañía y se dispusieron a volar por su cuenta, en pos de proyectos más personales.

Así se las gastaban los fundadores de Treasure, la desarrolladora japonesa que ha trabajado para las grandes de la industria, pero siempre bajo sus reglas y con un aplastante dominio de cada hardware.

Hubo una época en la que el logo de Treasure, durante el arranque de un juego, suponía la promesa de que algo muy grande estaba a punto de desfilar ante nuestros ojos.

EMPIEZA CON UN BANG Y SEGUIR HACIA ARRIBA

Incluso hoy en día, no es fácil averiguar en qué juegos de Konami dejó su huella el equipo fundador de Treasure, aunque se sabe que participó, de una manera u otra, en el desarrollo de joyas del calibre de Super Castlevania IV o Axelay.

Tras participar en el desarrollo de recreativas y títulos para diversas plataformas de NintendoGB, NES, SNES -, esta buena gente decidió, un día, abandonar Konami para fundar su propia compañía, en el verano de 1.992, llamando la atención de la, por aquel entonces, poderosa SEGA.

Treasure seguiría siendo un estudio independiente, pero ejercería de second party en siete lanzamientos exclusivos para los sistemas de SEGA.

El primero de ellos, Gunstar Heroes – 1.993 -, supuso un auténtico bombazo, debido a su prodigioso uso del hardware de Mega Drive, desplegando efectos gráficos que, hasta entonces, parecían inalcanzables para la consola de SEGA.

El talento y la personalidad de Treasure se apreciaron, incluso, en un producto creado con evidentes fines publicitarios, como era McDonald’s Treasure Land Adventures – 1.993 -, aunque fuera el título más flojo de los cartuchos de MD creados por el estudio, que nos brindaría genialidades técnicas del calibre de Dynamite Headdy – 1.994 -, Alien Soldier – 1.995 – y Light Crusader – 1.995 -; aunque, en Occidente, nos perdimos su monumental Yū Yū Hakusho: Makyō Tōitsusen – 1.994 -, inspirado en el célebre anime.

Guardian Heroes – 1.996 – supuso el salto de Treasure a los 32 bits, tras el cual comenzaron a experimentar los cantos de sirena de otras compañías y otras plataformas, además de las de SEGA.

En la siguiente parte del reportaje, recordaremos algunos ejemplos.

¿Y qué es de Treasure actualmente?.

Tras firmar Gaist Crusher – 2.013 – y Gaist Crusher Gold – 2.014 – en 3DS, bajo el sello de Capcom, el jefe del estudio declaró su intención de dar el salto a Steam y desarrollar para PC.

Ojalá vuelvan pronto a las consolas… ¡Los necesitamos!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.