TRUE GOLF CLASSICS: PEBBLE BEACH GOLF LINKS

Pebble Beach Golf tiene a su favor ser un completísimo simulador que incluye opciones para auténticos profesionales.

Para empezar, el golpe no se mide sólo por la distancia, la fuerza, el palo y el viento, sino que también hay que preocuparse por la posición de los pies y el punto en que se debe golpear la bola.

En cuanto a las imágenes, las vistas del juego os sitúan en casi todas las perspectivas posibles, mostrando con virtuosismo hasta el punto donde ha rebotado la pelola.

Claro que tanta exactitud provoca que las imágenes se generen con una lentitud que puede llegar a hacerse desesperante.

Especialmente cuando lo que vuestra Mega Drive debe reproducir es una compleja malla que proporciona el mapa tridimensional del green.

Lo dicho, para maestros.

Cambiando de tercio, este cartucho permite crear y personalizar un jugador, que además se graba en la memoria para que podáis recuperar vuestra partida en cualquier momento.

De este modo podéis jugar hasta cuatro expertos golfistas y disfrutar de los torneos más completos del circuito internacional.

O si lo preferís, entrenar un hoyo, recorrer un campo sin competir en torneo, o picaros en un emocionante uno contra uno.

EN SÍNTESIS

El objetivo que se ha buscado es introducir toda la técnica del golf en un cartucho, y en buena parte se ha logrado, aunque esto haya ido en detrimento de la jugabilidad y diversión que suelen acompañar a los juegos de este tipo.

Los grandes conocedores del golf disfrutarán, pero el resto puede terminar cansándose.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.