ULTIMATE Y SUS GRANDES APORTES A LAS 3D

En la actualidad los videojuegos han conseguido un nivel de calidad en el que prácticamente es factible representar a la perfección cualquier mundo virtual que hace algunos años sería tan solo posible en los mejores anhelos y fantasías.

Muchos de estos grandes avances no hubieran sido viables sin las aportaciones de Ultimate, una reducida compañía inglesa nacida en el año 1.983 que tuvo especial repercusión en los ordenadores de 8 bits, como el popular Spectrum ZX y por supuesto el mítico Commodore 64, hasta que fue vendida a U.S. Gold pasados un par de años.

Probablemente a aquellos que no superen la treintena el nombre de esta célebre empresa les será indiferente, pero basta decir que en la actualidad es conocida como Rare para esbozar una idea aproximada de su gloriosa trayectoria y contribución a la industria del ocio electrónico.

No en vano por aquel entonces ya idearon un sistema de representación que sirvió para asentar las bases de los juegos tridimensionales.

Para conocer su historia es preciso remontarse hasta el año 1.982, cuando una serie de compañeros dirigidos por Chris y Tim Stamper registraron una modesta empresa desarrolladora que en un primer momento recibió el nombre de Ashby Computers & Graphics.

A muchos de los lectores habituales de esta página les resultarán familiares títulos del calibre de Sabre Wulf o Jet Pac, y otros de sobresaliente factura técnica como Knight Lore, Head over Heels, e inclusive Alien 8, que sirvieron para revolucionar el concepto de lo que se suponía debía tener un buen videojuego, gracias a las bondades de un sistema de representación isométrica conocido hoy en día como Filmation.

En palabras de los dirigentes de Ultimate, “estos juegos se desarrollaron mediante el novedoso sistema de Filmation que hacía posible comportarse como en la vida real“.

Para ser justos, es preciso destacar que esta no fue ni mucho menos la primera vez que se empleó dicha técnica, pues apenas dos años antes SEGA y Gottlieb habían desarrollado los largamente recordados Zaxxon y Q*bert, cuya leyenda perdura hasta nuestros días.

Pero el título responsable de mostrar al mundo entero las posibilidades que ofrecía esta nueva tecnología fue el Ant Attack de Sandy White, que ya hacía posible desplazarse a voluntad por la correspondiente fase.

De hecho, el cometido del sistema Filmation consistía en ir un paso por delante de la perspectiva isométrica permitiendo recrear competentes entornos en 3D mediante el uso de un poderoso kernel, que hacía posible que los distintos personajes pudieran desplazarse en cualquier dirección deseada e incluso mover objetos.

El primer título en el que se probó esta técnica emergente fue el prestigioso Knight Lore, allá por el año 1.985, que narraba las viscitudes de un caballero que deambula por un lúgubre castillo en busca de una poción que le permita liberarse de una maldición que transforma su cuerpo en el de un terrible lobo al caer la medianoche.

Como es lógico su éxito no se hizo esperar, conquistando a crítica y público por igual, que no pudieron permanecer impasibles frente a la sorprendente calidad que atesoraba aquel programa que supo aprovechar como pocos los escasos recursos de los procesadores de 8 bits de la época.

Apenas medio año bastó para que Ultimate volviera a repetir un nuevo éxito con el lanzamiento de Alien 8, que contribuyó a perfeccionar un poco más la técnica si cabe.

Desde entonces los escenarios fueron incrementando sus dimensiones y las acciones posibles ganando en complejidad.

De hecho, bien podría decirse que los aportes de esta por entoces pequeña compañía contribuyeron a asentar las bases de una forma de juego que que aun hoy en día aún tiene mucho que madurar, y que ofrecer.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.