ULTRAMAN

Ultraman es el enésimo ejemplo de la tendencia japonesa a trasladar al mundo de los videojuegos a los héroes que inundan su cinematografía.

Este alienígena con traje de goma llegó a España tras cuatro años de andadura por las consolas niponas, y claro, el tiempo le pasó factura.

Desde que en 1.954 Godzilla viera la luz en la famosa Japón bajo el terror del monstruo, las islas niponas han exportado al resto del planeta, con un éxito más que notable, la imagen del malvado y fiero monstruo de goma que, con sus más de 20 metros de altura, ponía en jaque a las principales metrópolis del planeta.

Tras décadas de habitar los cines de barrio y las secciones dobles, trascendió al medio televisivo con series como Bioman, Winspector o la que ahora nos ocupa: Ultraman.

El eje argumental de Ultraman se centra en las aventuras y desventuras de un habitante de una lejana galaxia, cuya misión en la Tierra es proteger a la población de los incesantes ataques de otras fuerzas alienígenas.

Este argumento, utilizado hasta la saciedad, es una mera excusa para ofrecernos los temibles enfrentamientos entre el defensor del bien, Ultraman, y los gigantescos y asquerosos invasores del espacio.

Pero los años no perdonan a nadie y Ultraman no hace más que confirmarlo.

Puede que cuando el juego vio la luz, allá por el año 91, fuera la última maravilla para Super Nintendo y Mega Drive, pero cuando llegó aquí, y con Street Fighter II a sus espaldas, el cartucho de Bandai se había quedado en una mera curiosidad.

Técnicamente no es malo; sus gráficos son correctos y ambientan la acción como si de una película de serie B se tratara.

Esto se hace también extensible al aspecto sonoro, repleto de músicas y voces extraídas de la serie original.

Pero tropieza en la poca variedad de golpes del protagonista, además de no permitir la opción de dos jugadores.

Ultraman no aportaba nada nuevo a un género, por aquel entonces, ya saturado como el de la lucha, pero gustará a los seguidores de la serie, los fans de Godzilla y a los que busquen algo distinto para pasar el rato.

LAS OPCIONES

Con este sencillo truco es posible acceder a una pantalla oculta de opciones donde, además de cambiar el nivel de dificultad, podréis practicar ante siete enemigos distintos y alcanzar el menú de músicas del juego.

Para lograr estas ventajas, debes pulsar los botones Select y Start en la pantalla de presentación.

VA DE ROBOTS

El género de robots es de los más extendidos en Japón.

Existe un vastísimo catálogo de juegos para Super Nintendo basados en Ultraman, la saga Gundam o incluso el añorado Mazinger Z, que sólo esperaban una oportunidad para saltar al mercado occidental.

LA FUERZA DEL RAYO

Además de las patadas y golpes especiales del protagonista, típicos en este tipo de juegos, Ultraman dispone, merced a su traje especial, de cuatro tipos distintos de poderosos rayos catódicos, clasificados de menor a mayor potencia destructiva.

Estos rayos son activados mediante una batería térmica, que va aumentando su potencia conforme transcurre el combate.

De todos ellos, el más útil e importante es el de cuarto rango, ya que es el único capaz de acabar con el contrario cuando su barra de energía está agotada y aparece la palabra FINISH.

PROS Y CONTRAS

Mantiene la simpática cutrería de la serie televisiva, los zooms y el colorido de algunas fases resultan de agradecer, y es relativamente original dentro del género al que pertenece.

Por contra, en el modo Easy se puede acabar en la primera partida, y se echa en falta un segundo jugador.

EN SÍNTESIS

Aunque no es un mal juego, Ultraman ha sufrido en sus carnes el inexorable paso del tiempo.

Pese a ello, tiene algunos detalles realmente buenos, así que aprovechamos la ocasión para recomendárselo a los seguidores de la serie y aquellos que busquen un arcade sin complicaciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.