UN PERRO ASESINO

Shadow Dancer Dog Pixel Art Sega Mega Drive Genesis Arcade Game Gear Xtreme Retro 1

Se llamaba Yamato, un nombre con larga tradición en la estirpe de los antiguos ninjas, y llegó a la casa de su dueño a muy temprana edad, desnutrido, deshidratado, lleno de pulgas y enfermo: una desconfiada bolita de color blanquecino.

Él lo cuidó sin escatimar en vacunas, desparasitaciones, piensos especiales, ni reparar en coste alguno.

Ya saben.

Todos los que tienen perros lo saben.

Noches en vela, sobresaltos, meadillas por aquí y por allá, si no tuviera perro esto no pasaría y yo partiéndome el lomo, cabroncete, etcétera.

A cambio, lo que también saben los que saben: el misterio leal de sus ojos, su presencia callada a los pies de la cama, su fuerza tranquila, el trueno del vozarrón perruno, su pataza torpe apoyada en tu brazo pidiendo una caricia, su trufa húmeda y fría, sus miradas de consuelo, de adoración.

Si alguien mira a Dios, piensas, sin duda debe mirarlo así.

También colmillos, por supuesto.

Varios meses después, la bolita asustada y enferma pesaba casi treinta kilos, con sesenta y dos centímetros a la cruz, y una boca en la que cabía la cabeza de un niño.

Shadow Dancer Dog Pixel Art Sega Mega Drive Genesis Arcade Game Gear Xtreme Retro 3

Es un perro asesino, le dijeron a Hayate.

No vivirá mucho si te acompaña en tus misiones, pero mientras tanto, cuida de él.

Su dueño, por supuesto, tuvo mucho cuidado, y también quiso saber más.

Investigó, reconstruyendo la siniestra biografía genética del perro.

Naturalmente, a ella no podía ser ajena la mano del hombre.

Yamato era un perro hecho para el combate, un guerrero antiguo con una estirpe gladiadora tan vieja como la Historia: una raza oriunda del este de Siberia que presentaba un acusado parecido con el lobo, y originalmente fue criada por la tribu de los chucotos – o chukchis -.

Una de las razas de perros más antiguas en el mundo.

Hace siglos, sus antepasados destripaban fieras para el sustento de la comunidad, acompañaban a legiones en pos de la batalla, cuidaban a los niños, procurándoles calor, y llegado el caso aún despedazaban bárbaros con idéntica eficacia.

Por eso, los cachorros de husky siberiano tienen ojos de viejo, el alma llena de jirones y la mirada resignada, hecha de siglos, de sangre y de fatalidad.

El hombre los ha usado desde entonces para tirar de trineos, pero también los hizo asesinos, y lo saben.

Sin embargo, cuando tienen amo no hay lealtad comparable a la suya.

Los chukcha, como también se les conoce y como casi todos los perros, son fieles súbditos de amos que no los merecen: luchan en guerras que no son las suyas, dejándose matar a cambio de una palabra, una caricia o una mirada.

Nadie ama como ellos aman.

Nadie tocará al dueño mientras sigan en pie, luchando.

Hablo de esos mismos dueños que luego, cuando los perros están viejos, enfermos o inválidos – a veces por obedecer sus órdenes -, los abandonan o envenenan, sentendiándolos a mejor vida y ninguna en absoluto.

Eso era Yamato: un sicario.

Una pistola cargada y amartillada en manos de los hombres.

Uno de esos perros que, cuando el amo baja la guardia, salen en los periódicos y en el telediario, convertidos en criminales por la estupidez o la crueldad humana, o simplemente porque, en un mundo lleno de gente desquiciada, es lógico que se desquicien los animales.

Shadow Dancer Dog Pixel Art Sega Mega Drive Genesis Arcade Game Gear Xtreme Retro 2

El caso es que un día Yamato, el perro asesino al que otros miraban con recelo y miedo, acompañaba a Hayate – ¿o era Joe Musashi? – en una de sus incursiones, cuando de pronto un viandante, que en principio parecía un ciudadano libre de toda sospecha, atacó a una joven criatura.

Por las buenas.

Entonces Yamato voló sobre el asfalto.

Todo el mundo, dueño incluido, pensó que se sumaba a la matanza… pero no.

Se fue derecho al criminal, fijándose con él a dentelladas.

Sangre, colmillos y jadeos: un alarde profesional, resultado de siglos de adiestramiento.

Y no lo degolló allí mismo porque nuestro valeroso ninja no consintió.

El niño, derribado en mitad de la refriega, lloraba entre los gritos histéricos de la muchedumbre.

Shadow Dancer Dog Pixel Art Sega Mega Drive Genesis Arcade Game Gear Xtreme Retro 4

Entonces, el perro asesino, cojeando con una pata lastimada y en lo alto, regresó junto a su dueño, esperando para que le acariciase con ternura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.