UN RAYO DE ESPERANZA PARA LOS JUGADORES AUSTRALIANOS

El fiscal general de Australia del Sur, Michael Atkinson, puede ver frustrados sus intentos a la desesperada por impedir la comercialización de títulos clasificados como aptos para mayores de edad, dada su temática violenta y lenguaje obsceno en algunos casos.

Es preciso recordar que este hombre de impoluta conducta y altivos pensamientos desató un debate de relativa importancia al asegurar que la gente que hace uso de videojuegos, se torna más violenta y criminal, unas afirmaciones que ha defendido a ultranza y resultan ser, cuanto menos, cuestionables, además de poner en evidencia sus escasos conocimientos respecto al tema tratado, pues a nadie le sorprende que un videojuego resulte algo más que un mero pasatiempo, amén de que existen una gran cantidad de títulos carentes de violencia alguna y dotados de altruistas sentimientos donde los haya.

Sea como fuere, no es menos cierto que la cruzada personal de Atkinson, pese a sus desafortunados comentarios, se ha centrado en los juegos de corte violento y que hacían gala de unas pautas de conducta poco recomendables.

Dicho esto, tan solo es posible llegar a la conclusión de que, en la mente de este hombre que asume en su persona la tendencia a seguir por el conjunto de la sociedad, los videojuegos deben de causar un mayor impacto que el cine, la televisión, e incluso algunos tipos de música, medios contra los que al menos hasta la fecha no se ha pronunciado.

Por fortuna, finalmente el Gobierno parece haber declinado las propuestas de este preocupado ciudadano, otorgándoles la libertad a los propios usuarios, como siempre se ha hecho en la mayoría de países democráticos , de elegir qué tipo de productos están dispuestos a consumir, sin que otras mentes pensantes decidan por ellos aquello que es correcto y preciso adquirir, y los productos que pueden resultar perjudciales para el común denominador de los habitantes de la nación, pues no olvidemos que las decisiones que se toman de forma unitaria con frecuencia tienden a provocar rechazo y el descontento generalizado en un colectivo de ciudadanos que, maduros, responsables, y conscientes de aquello que están adquiriendo de forma totalmente lícita y legal, hubieran podido verse impedidos de un acto tan cotidiano y frecuente como es el de comprar un título deseado en la tienda de turno.

Para solventar esta polémica emergente, el Gobierno finalmente ha optado por realizar una nueva calificación por edades en los títulos que sean comercializados en su país, una alternativa más que correcta, e incluso recomendable para la industria en su conjunto.

Esta nueva medida aun no ha sido aprobada de forma oficial, pero bien podría dar punto final a la penosa situación en la que se ven sumidos los habitantes de Australia, privados como están en la actualidad de algunos de sus derechos fudamentales como individuos, pues la industria del ocio electrónico ha sido claramente discriminada en dicho país.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.