UN VIAJE POR LOS JUEGOS MÁS SALVAJES

En la historia de Nintendo han habido más que mundos de vivos colores y nubecitas blancas.

Lee y descúbrelo por ti mismo…

FATALITIES SIN CENSURA EN MORTAL KOMBAT II

(1.994, Midway, Super Nintendo)

Con permiso de Killer Instinct, no podíamos dejar fuera a este clásico de la lucha gore.

A diferencia del primer Mortal Kombat, aquí se mostraba la hemoglobina sin tapujos, con fatalities tan brutales como el chamusca-esqueletos de Scorpion.

Sin palabras.

LA EXTINCIÓN DE LOS DINOSAURIOS EN TUROK 2: SEEDS OF EVIL

(1.998, Acclaim, Nintendo 64)

Este impactante shooter prehistórico – sobresaliente en ambientación – tenía armas tan salvajes como el extractor de cerebros, que dejaba un gran “vacío interior” en los enemigos.

Además, las flechas se les quedaban clavadas como pinchos morunos.

¡Normal que se extinguieran los dinosaurios!.

CÓMO SE NOS IBA LA “PINZA” EN ETERNAL DARKNESS

(2.002, Silicon Knights, GameCube)

El terror psicológico se volvió de carne y hueso – y no es una metáfora – gracias a un originalísimo medidor de locura que nos hacía vivir toda clase de paranoias: las habitaciones empezaban a sangrar solas, nuestro personaje se iba automutilando…

Y claro, al final perdíamos la cabeza.

LOS ANÁLISIS DE SANGRE EN KILLER 7

(2.005, Grasshopper, GameCube)

Antes de crear No More Heroes, Suda 51 nos metió en la piel de un asesino con personalidad múltiple.

A pesar de su animado estilo cel-shading, no faltaban los chorros de sangre, que debíamos almacenar en probetas para adquirir habilidades cada vez más retorcidas.

LAS MUERTES RETORCIDAS DE RESIDENT EVIL 4

(2.005, Capcom, GameCube)

¿Quién no recuerda al psicópata que decapitaba a Leon S. Kennedy con una sierra mecánica?.

Esta era sólo una de las muchas sangrías que nos brindaban los temibles “Iluminados“: aplastamientos, hachazos, extremidades sueltas y tomate a borbotones.

SANGRE Y VÍSCERAS SIN PUDOR EN MANHUNT 2

(2.007, Rockstar, Wii)

Aunque los creadores de GTA tuvieron que lanzar una versión censurada del juego, nuestra misión consistía en “liquidar” al personal de un sórdido manicomio a base de jeringazos, martillazos o bates llenos de clavos, con todo lujo de detalles escabrosos.

Vamos, una aventura para toda la familia… de Jack el Destripador.

LOCURA HOSPITALARIA EN DEMENTIUM: THE WARD

(2.009, Renegade Kid, DS)

¿Pensabais que en DS no cabían los juegos sangrientos?.

En Dementium, recorríamos un hospital psiquiátrico repleto de criaturas deformes: entre ellas, un carnicero con el cuerpo cosido y lleno de gusarapos, al que debíamos liquidar a escopetazos.

Aún tenemos pesadillas.

LA SIERRA MECÁNICA DE MADWORLD

(2.009, SEGA, Wii)

El rojo no desteñía la estética en blanco y negro de Varrigan City.

Además de hacer picadillo a los malos con una motosierra, podíamos lanzarlos contra turbinas trituradoras, soltarlos en la vía de un tren, empalarlos con señales de tráfico…

El objetivo era conseguir las muertes más sádicas.

EL LADO MÁS CRUENTO DE LA GUERRA EN COD: BLACK OPS

(2.010, Activision, Wii)

Esta entrega de Call of Duty no escatimó en “sangrías” salpicadas de realismo: podíamos degollar a los enemigos de mil maneras, volarlos por los aires con sus propias granadas, coserles el uniforme a balazos…

¡Menudos soldaditos!.

KATANAS ASESINAS EN NO MORE HEROES 2

(2.010, Grasshopper, Wii)

La censura del primer No More Heroes cambió la sangre por tinta negra, pero ese detalle se “corrigió” en esta delirante secuela, para disfrute de sus fans más morbosos.

Con una katana en cada mano, el bueno de Travis debía saciar su sed de venganza en plan Kill Bill, y no se cortó a la hora de rebanar cabelleras y otros tantos pelos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.