UNA SECUELA APÓCRIFA

Streets of Rage Bare Knuckle Sega Genesis Mega Drive MD Master System MS Game Gear GG 8 bit Pixel Art Xtreme Retro

En un principio, SEGA no tenía la intención de acabar con la franquicia Streets of Rage tras la desaparición de Mega Drive.

De hecho, encargó a Core Design la tarea de llevar su saga a las 3D, y hacerla debutar en la flamante Saturn.

Pero durante el desarrollo surgieron fricciones entre la compañía del erizo azul y los padres de Lara Croft, ya que estos tenían la esperanza de lanzar el juego en otras plataformas, principalmente en PlayStation, algo a lo que los japoneses se negaron en redondo.

Rotas las negociaciones, Core Design siguió adelante con el desarrollo de su brawler 3D que acabaría llegando a las tiendas en 1.997, con otros protagonistas, bajo el título de Fighting Force, y en diversos formatos – PlayStation, PC y Nintendo 64 -, pero no en Saturn.

Al parecer, SEGA Europa se negó rotundamente a dar el visto bueno al lanzamiento, a pesar de estar completamente finalizado.

Pero aquí no se acabaron los intentos por llevar a Axel y compañía a las tres dimensiones.

Años más tarde, la propia SEGA estudió relanzar la saga en Dreamcast – por Youtube incluso circula un vídeo de la demo técnica -, pero el desarrollo se canceló en una fase bastante temprana.

Al igual que los posteriores intentos de la extinta Grin y Backbone Entertainment.

En ambos casos, lo único que nos queda de sus proyectos son bocetos y alguna que otra pantalla del remake de Grin, que acabaron filtrándose por la Red.

Streets of Rage 4 Grin Xtreme Retro

¿Llegaremos a ver un nuevo Streets of Rage?.

Ya llevamos varias décadas de retraso…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.