UNA VELADA HOSTIL

Tanto Nintendo como SEGA produjeron series de dibujos animados para sus mascotas.

Nintendo fue todavía más allá y realizó dos películas: El pequeño mago, protagonizada por Fred Savage, y Super Mario Bros., con Bob Hoskins en el papel protagonista.

Ninguna de ellas fue un gran hito en taquilla.

La participación de SEGA en el mundo del cine no es tan conocida, pero sí un poco más salvaje.

En 1.994 Shenobu Toyoda, vicepresidente de licencias de Sega of America, firmó en nombre de la compañía un contrato de patrocinio para el Festival de Cine de Sundance de Robert Redford.

Se decía que a Toyoda le interesaban mucho más las películas que los videojuegos y pensó que ambos medios terminarían por converger, en parte debido al Mega CD.

Al patrocinar el festival de cine, esperaba ir creando vías de acceso a la industria.

Antes de que empezara el festival, SEGA alquiló una propiedad enorme en las afueras de Park City, el complejo de esquí de Utah donde tiene lugar el Sundance Film Festival.

Aunque el director ejecutivo Tom Kalinske no acudió y Toyoda no se quedó mucho tiempo, SEGA envió un equipo de élite formado por el director de comunicaciones Richard Brudvik-Lindner, la directora de licencias y desarrollo de personajes Michaelene Cristini Risley y Joe Miller, jefe de investigación y desarrollo.

Como patrocinadora del festival, SEGA estaba invitada a realizar una presentación una noche.

Miller iba a dar un discurso y mostrar unos vídeos de varios juegos en desarrollo, y luego habría una fiesta.

Lindner era consciente de la postura “políticamente correcta” que prevalecía en Hollywood y decidió que Miller hiciera bastante hincapié en Ecco the Dolphin, para resaltar así que los videojuegos eran algo más que juegos de disparos.

Después de la presentación, Miller aceptó preguntas del público y, aunque ya esperaba algo de hostilidad, aquello se convirtió en una cacería.

Los miembros del Gremio de Guionistas y otras organizaciones lo acosaron durante toda la sesión con preguntas sobre la relación entre los desarrolladores de videojuegos y los sindicatos, y sobre si reconocía lo suficiente el trabajo de los diseñadores de juegos.

La tempestad siguió al terminar la presentación y empezar la fiesta, donde los guionistas y otra gente del cine acosaron a los miembros del equipo de SEGA.

En palabras de Richard Brudvik-Lindner: “Las preguntas siguieron sin parar, hasta tal punto que creo que los enviados de SEGA se sintieron atacados.

Me di cuenta de que se juntaron hasta formar un pequeño grupo y parecía que estuvieran rodeados.

La cosa se puso tan mal que querían irse antes de que terminara la fiesta.

Recuerdo encontrarme con Joe Miller en el aparcamiento y decirle: «Tienes que volver ahí dentro, esa gente no lo está viendo claro».

Intenté hacer que nuestros chicos volvieran a entrar y defendieran nuestras ideas.

Recuerdo estar al lado de Joe, Michaelene y los demás que estaban en el aparcamiento y ver en sus ojos algo parecido al miedo.

Me miraron y acariciaron la idea de volver durante una fracción de segundo, pero su respuesta fue: «no», así que nos subimos al Chevy Suburban y nos fuimos de allí“.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.