UTILIZAR UN SIXAXIS O DUAL SHOCK 3 EN PC (WINDOWS)

El primer paso necesario será conseguir alguna aplicación que permita que el PC detecte el mando de vuestra PlayStation 3.

Os recomiendo encarecidamente que busquéis “Sixaxis en PC” o bien “Sixaxis en PC 2“.

Mediante Google no tendréis muchas dificultades para localizarlos.

Encontraréis dos programas que será necesario descomprimir:

  • TestLibUsb
  • PS3 Sixaxis

Una vez descomprimidos:

1. El primer paso será instalarlos y después ejecutar el LibUsb.
.


2. Tras ejecutar la aplicación, proceded a conectar el Sixaxis al PC mediante el USB.

3. Una vez conectado vuestro mando, ejecutad el Ps3Sixaxis.exe UNA sola vez.


4. Pulsad el botón PS de vuestro mando.

Una vez el ordenador os haya detectado el mando, tenéis que realizar una serie de ajustes para que el control sea todo lo preciso que es deseable.

1. En el panel de control de Windows, buscad los controles de juego, donde podréis ver vuestro mando Sixaxis. Comprobad si los controles responden de forma óptima tocando botones, que deberán iluminarse en la representación virtual del mando.

2. Sin extraer el USB del mando, algo bastante obvio, ejecutad el TestLibUsb. Podréis ver la siguiente pantalla que os indica que el pad está conectado.

3. Es normal que las luces parpadeen, no se quedará intacta como cuando jugáis con vuestra PS3.

4. Dependiendo del programa (emulador o juego concreto) que estéis usando, es posible que sea necesario configurar el control, siempre a vuestro gusto.

5. Como nota final, para volver a utilizar el mando en vuestra PS3, os tocará volver a ajustarlo, algo que no os llevará más de 5-10 segundos.

Fácil verdad? Así os ahorráis el incurrir en un gasto complementario de un mando para vuestro PC, a la par que disponéis de un cómodo y sofisticado pad de control que reacciona de forma precisa a vuestras necesidades jugables.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.