V-RALLY

Infogrames creó uno de los mejores y más completos juegos de coches para PlayStation, entre otros sistemas coetáneos, de todos los tiempos.

Los números de V-Rally son tantos que no tenemos espacio para tratarlos en esta página, así que nos centraremos en lo más novedoso que trajo consigo esta versión, que contaba con elementos suficientes para consolidarse como la oferta automovilística más tentadora del 97.

Por potentes que fueron sus competidores, la gran mayoría tuvo problemas para superar, apartado por apartado, a un programa con tan pocos resquicios como éste.

Pocos lograban aunar perfección gráfica, brillantez técnica, jugabilidad y tan prodigioso despliegue de opciones.

No en vano, V-Rally era un compendio de lo mejor de los grandes del género.

Derrochaba calidad en el hiperrealista diseño gráfico de sus escenarios – auténticas recreaciones en miniatura de tramos de los recorridos reales -, en sus movimientos y, lo que era más importante, en el pilotaje.

La advertencia de los creadores diciendo que el comportamiento de nuestro coche era idéndico al de los vehículos en carretera, por fortuna, fue fielmente trasladada.

Aquí había que conducir con los cinco sentidos, prestando toda nuestra atención a la velocidad, a la carretera y sus características y, sobre todo, a los choques con los rivales.

Tras una partida fugaz, seguro que hay quien piensa que para los estándares actuales resulta injugable, pero en realidad se trata de un título que requiere un pilotaje muy técnico y un aprendizaje más largo de lo habitual.

Un juego magnífico, en suma, y tan recomendable para los amantes del género como en el año de su estreno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.