VARNUM Q3, LA CONSOLA QUE PLAGIA CON DESCARO A WII

Con toda probabilidad, aquellos jugadores que ronden la treintena, recordarán antiguas consolas bautizadas como Seta, Ninpondo, y otras de corte más actual, tales como PoliStation, que imitaban hasta la saciedad a las máquinas en que se basaban, solían venir con un gran número de juegos grabados de dudosa calidad, e incluso algunas de estas consolas clónicas eran capaces de correr los mismos juegos que las originales.

Una de las últimas plataformas en sumarse a esta moda ha sido Varnum Q3, una máquina que cuenta como mayor aliciente con 40 juegos instalados de forma aproximada, a imagen y semejanza de otros tantos títulos ya conocidos en Wii, y lo que resulta más curioso, plagia el mando y el control del que hace gala la actual consola de Nintendo sin que se aprecie ningún interés por tratar de disimularlo.

Al menos, si se han molestado en variar la estructura de la plataforma, que salvando las distancias, recuerda a lo que bien podría haber sido una Game Cube de forma parcialmente ovalada.

Respecto a la consola propiamente dicha, necesita de pilas para funcionar, y viene de serie con dos mandos que, a pesar de sus limitaciones, consiguen un efecto similar al que transmite Wii con su actual Wiimote, si bien las mermas gráficas resultan evidentes, algo quizá mas acentuado debido a la baja tasa de frame rates que muestran sus juegos.

Y todo ello por la nada despreciable cifra de 100 euros, un precio no demasiado competitivo dadas las virtudes que atesora esta peculiar máquina, exenta de carisma, todo sea dicho.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.