VIB-RIBBON

Vib-Ribbon demuestra que menos es más, consiguiendo un sorprendente carácter a partir de un puñado de caprichosos vectores blancos sobre fondo negro.

El título se las arregla para convertir la más simple de las mecánicas en un juego dotado de una increíble inmediatez e intensidad.

El juego de Sony puede cargarse de forma casi íntegra, y de una sola vez, en la minúscula memoria original integrada de PlayStation.

En cualquier caso, es un juego al que se vuelve una y otra vez.

Vib-Ribbon viene con una serie de canciones, todas ellas traducidas en pistas americanas básicas para que el conejo Vibri, el héroe del juego, navegue.

Cada tipo de obstáculo, generado por la propia pista musical, se supera mediante la simple presión sobre uno de los botones de control.

Expresado de forma simple, Vib-Ribbon es un test de reconocimiento y reflejos, que se convierte en particularmente traicionero cuando los obstáculos empiezan a mezclar dos formas de ataque.

De pronto te das cuenta de que tienes que aprenderte el mapa de controles.

El juego es mucho más entretenido de lo que parece, y su auténtica brillantez aparece cuando te das cuenta de que puedes reemplazar el disco original por tus propios CD.

Se abre entonces un mundo de posibilidades con la habilidad para crear pistas con temas de pop clásico, de famosas piezas de blues e incluso, aunque los resultados son a menudo extraños, de música clásica.

Si buscas el desafío, prueba con el hard rock.

Los juegos posteriores intentaron captar el extraño encanto de Vib-Ribbon para aplicarlo a otras formas de arte, pero los resultados nunca han sido tan coherentes y deliciosos como aquí, ni la presentación tan ingeniosa.

Vib-Ribbon, un clásico underground con un genuino atractivo estándar, es tan ligero y perfecto que podría convertirse en intemporal.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.