VIEJAS GLORIAS DE NINTENDO

Tras unos primeros intentos poco gloriosos, durante un tiempo Nintendo trabajó codo con codo con SEGA, mucho antes de la gran guerra que enfrentó a los fabricantes de consolas de 8 y 16 bits.

Como licenciatario, se encargaba de una parte de la distribución en Japón de uno de sus títulos: Head-On – rebautizado Head-On N, para incluir la inicial de la compañía de Yamauchi -.

SEGA, por su parte, distribuyó en Occidente el título de Nintendo Space Firebird.

Exactamente al mismo tiempo, Yamauchi también formó acuerdos de licencia con otro gigante del arcade, Namco, por lo que vimos aparecer máquinas de Bomb Bee – llamadas Bomb Bee N – y de Cutie Q, dos grandes éxitos de Namco antes de la llegada del célebre Pac-Man.

En lo que se refiere a los juegos originales, Nintendo lanzó Sheriff en 1.979.

La técnica y los reflejos necesarios para obtener una buena puntuación lograron que el título fuera un éxito comercial – se produjo incluso un Sheriff 2, que pasó desapercibido y del que no queda ninguna huella -.

Unas semanas después salió al mercado Monkey Magic, un juego de romper ladrillos con un concepto tan extraño que no generó demasiado interés.

No olvidemos que, lo que por aquel entonces estaba de moda ya no eran ese tipo de juegos, sino los shoot’em up.

De hecho, a este respecto, cabe señalar que aunque Space Invaders fuera copiado a ultranza y sin ninguna originalidad por algunos, otros también lo vieron como un reto para desarrollar un nuevo género.

Gracias a ese título, vimos aparecer cientos de juegos de disparos intergalácticos.

Por supuesto, Nintendo contribuiría con sus pequeños lanzamientos, como el nuevo juego de su serie Space: Space Launcher – un título original que recuerda a… ¡Frogger! -.

Al año siguiente salieron HeliFire, donde el jugador estaba al mando de un submarino que debía defenderse de los bombardeos de helicópteros, y Radar Scope, que gracias a sus pseudo-3D disfrutó de una cálida acogida por parte de los aficionados nipones.

Ese título, además, dio lugar al nacimiento del mayor héroe de los videojuegos de todos los tiempos.

Así es, Radar Scope iba a servirle a Nintendo para implantarse en Estados Unidos, pero los jugadores estadounidenses no le prestaron ninguna atención.

Minoru Arakawa, el yerno del presidente Yamauchi destinado en el país para cumplir esa misión, se puso en contacto con Japón y solicitó urgentemente que le enviasen un nuevo título para sustituir las miles de máquinas no vendidas.

Entonces, Gunpei Yokoi supervisó el trabajo del prometedor joven Shigeru Miyamoto en la elaboración de Donkey Kong, donde por primera vez apareció Mario.

En 1.981, Sky Skipper se alejó un poco de los caminos más transitados gracias a su ambiente muy cómico y a sus grandes y coloridos sprites, mientras que Space Firebird – reeditado en 1.981 por otra distribuidora con el nombre de Space Demon -, basado en el principio del Galaxian de Namco, sorprendió por la belleza de sus gráficos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.