VIGILANTE 8: SECOND OFFENSE

El título de Luxoflux supuso la primera incursión de los Combat Cars en el ámbito de Dreamcast.

En este tipo de juegos, los protagonistas indiscutibles son unos vehículos armados hasta las bujías, que tienen como principal misión pulverizar a cualquier rival motorizado que tenga la desfachatez de adelantarles.

Los primeros títulos que popularizaron este subgénero en los videojuegos fueron los dos iniciales Twisted Metal, aparecidos en PlayStation.

El primer Vigilante 8 siguió ese camino, pero fue uno de los pocos títulos surgidos a raíz del éxito de Twisted Metal que tuvo el mérito de no constituir una simple imitación.

En Second Offense, la historia se inicia en el año 2.015, cuando los Coyotes deciden volver a los años setenta utilizando una máquina del tiempo, para vengarse de la derrota que les infligieron los Vigilantes en la primera parte.

Así pues, en esta segunda entrega volvemos a encontrar estética hippie, peinados afro, música de los años setenta y coches de la época.

La mecánica y objetivos de Vigilante 8: Second Offense son los mismos que los del título original: básicamente se trata de escoger un vehículo – y a su conductor – y cargarse a todo bicho viviente del bando contrario.

Cada uno de los vehículos del juego cuenta desde el comienzo con una ametralladora y con un ataque especial propio.

Además, para ayudarte en tu tarea encontrarás diseminado por todo el recorrido un arsenal de armas estándar, entre las que destacan el mortero de martillos, el cañón boxeador, el interceptor de misiles o el quemador de azufre.

Junto a éstas, también encontrarás potenciadores para tu cacharro como, por ejemplo, escudos o llaves inglesas e, incluso, propulsores acuáticos o aéreos que te brindarán la posibilidad de transitar por el agua o el aire.

Sólo podrás equipar tu vehículo simultáneamente con tres armas estándar pero, eso sí, cada una de ellas te permite lanzar ataques devastadores si realizas determinados combos con el disparo.

Desde luego, la variedad de armas y su potencia constituyen un elemento clave en cualquier Combat Cars que se precie y Second Offense, en este sentido, se encuentra a la altura de lo esperado.

En el juego también abundan los vehículos y escenarios.

En concreto, podrás escoger entre 18 vehículos y personajes diferentes y transitar por alguna de las 12 áreas existentes, repartidas por diferentes estados norteamericanos, entre los que se encuentran Arizona, Louisiana, Florida, Alaska y Utah.

Pero, tal vez, lo que más destaca de este título son sus numerosas opciones de juego.

Si vas a enfrentarte solo contra la máquina, tienes a tu disposición 3 modalidades diferentes, incluyendo el modo Quest desde el que podrás descubrir personajes, vehículos y escenarios ocultos.

Por otro lado, Two Player y Multiplayer engloban las modalidades destinadas a varios jugadores, con las que podrás combatir en modo cooperativo o en sangrientos deathmatch.

En general, el aspecto de Vigilante 8: Second Offense es bueno.

Tanto las andróminas y los escenarios, como los efectos de luz de los disparos y las explosiones, son notables.

El juego, incluso, refleja progresivamente los daños y desperfectos infligidos a los vehículos.

Desgraciadamente, el apartado gráfico queda deslucido por errores de clipping y pop-up, junto con alguna que otra ralentización, especialmente apreciable en las opciones multijugador.

Otro elemento deficiente es el control de los vehículos.

Ninguno cuenta con una marcha atrás que facilitaría enormemente ciertas maniobras y, encima, el manejo de algunos modelos concretos, como por ejemplo el Moonwalker del astronauta Bob O, es poco menos que frustrante.

Además, los propulsores que puedes incorporar a tu vehículo para navegar por el agua o circular por el aire también reducen su manejabilidad.

El apartado sonoro del juego merece una mención especial: tanto las canciones funky como los efectos de sonido destacan por su calidad.

La música es uno de los escasos elementos que contribuyen a recrear durante el juego el espíritu de los años 70 e imprime, asimismo, un ritmo trepidante a las refriegas.

Tristemente, las carencias gráficas y la dificultad de control empañan el resultado final, e impiden a Vigilante 8: Second Offense convertirse en un juego con una calidad por encima de la media.

OPTIMÍZALO COMO PUEDAS

Uno de los aciertos de este juego reside en la gran cantidad de potenciadores que puedes recoger por el escenario para optmizar tu vehículo.

Eso sí, recuerda que sólo puedes llevar hasta tres armas estándar de forma simultánea.

EN SÍNTESIS

Mal nos pese, los desarrolladores no le han sacado el máximo partido a una propuesta que hubiera podido resultar más atractiva.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.