VIOLENCIA DESMESURADA

El último trailer de The Last of Us: Part II, mostrado en la pasada feria de París Games Week, volvió a levantar unas incómodas ampollas por aspectos como la desmesurada violencia mostrada – romper brazos a martillazos, ahorcamientos… – y, en concreto, con lo que se ejerce contra la figura de la mujer.

Polémicas que han vuelto a traer a la actualidad el eterno debate sobre el papel de la violencia dentro de los videojuegos.

Tal y como veo yo las cosas, los videojuegos, como otras tantas manifestaciones artísticas, son justo eso, representaciones de una realidad que nace en la mente de sus respectivos creadores.

Si el mundo al que quieren dar vida es apocalíptico, capaz de sacar lo peor del ser humano para sobrevivir, ¿por qué eliminar de esta ecuación la violencia?.

La vida “real” no sólo deja situaciones mucho más injustas, brutales y grotescas todos los días, más allá de las guerras, sino que además, por desgracia, también estamos cada vez más acostumbrados a verlas, ya sea porque alguien lo graba con un móvil o, de oficio, lo hace un sistema de cámaras de seguridad y la filmación, religiosamente, acaba llegando a todos los telediarios.

Es algo que ha acompañado al hombre desde que es hombre, en parte debido a su condición de “animal”.

Su evolución, la cultura y la convivencia en sociedad por el bien común, es la que ha ido reduciendo esta violencia de su naturaleza, pero siempre ha estado ahí en todas sus manifestaciones incluida, sin ir más lejos, la pintura – desde la rupestre, para recrear cacerías, a Saturno devorando a su hijo, pasando por cientos de obras más -.

Pero lo que me parece llamativo es el excesivo “buenismo” que apela a la mitigación de la violencia sea un fenómeno que se da, principalmente, en el área de los videojuegos.

No veo tanto rechazo, ni tanto movimiento, por ejemplo, en otros campos del entretenimiento como el cine o la música – violencia verbal en el hip hop, por ejemplo -.

¿Os imagináis la nueva versión de It, o de otra película gore o de terror, que elimine de un plumazo los momentos más violentos?.

¿Pennywise dando besos o abrazos en lugar de mordiscos que cercenan extremidades?.

¿O Salvar al Soldado Ryan con un desembarco de Normandía más ligerito?.

¿Y a 2Pac cambiando sus letras contra la Costa Este en los 90?.

Yo no, desde luego.

Y lo mismo me pasa con los videojuegos.

Entiendo que haya escenas que incomoden por su contenido, sobre todo cuanto más realista sea la recreación visual.

Pero incluso con gráficos fotorrealistas, como hace 30 años con cuadradotes gráficos pixelados, la barrera sigue siendo la misma y tan sencilla como saber que nada de lo que sucede en pantalla es real.

Hace justo 30 años, jugábamos a Barbarian y decapitábamos a muñecotes sin excesivo detalle.

Hoy, decapitamos a orcos con rasgos únicos en Sombras de Guerra.

Y me atrevo a afirmar que la práctica totalidad de quienes han jugado a uno u otro, o ambos, por no decir el 100%, jamás ha decapitado a nadie en su vida, ni lo hará.

Entonces, ¿dónde está el problema?.

¿Por qué censurar algo que no es real?.

¿Dónde está el miedo y a qué?.

¿A que hagamos en la vida real lo que nos muestra el juego?.

¿A que lo vean los ojos que no deben?.

Creo que todo es tan sencillo como que cada uno consuma lo que es afín a sus gustos o se amolde a su edad.

Al que no le guste la violencia, no tocará The Last of Us: Part II, aunque habrá una gran mayoría de público con PS4 que lo hará y que demanda este tipo de contenido, bien por ser un público adulto, bien porque está “preparado” para ello.

Jamás pondría a mi sobrinito a jugar con semejante título, primero debido a su edad, porque se asustaría y no entendería la mitad.

Pero, cuando alcanzase la madurez necesaria, lo podría jugar conmigo al lado, para que cualquier duda que surgiese, se pudiese comentar y hablar con total naturalidad, partiendo de que la violencia está ahí y que el juego recrea un mundo extremo que no es el nuestro.

Porque esconder la violencia, o simular que no existe como muchos pretenden, no es el mejor remedio.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.