VIRTUA FIGHTER 3 EN SEGA SATURN

Hete aquí otro gran juego que sin lugar a dudas habría despuntado en los 32 bits de SEGA, al tiempo que fortalecería la posición en el mercado de la maltrecha Saturn.

Virtua Fighter 3 vio la luz en el lejano año 1.996, coincidiendo con el estreno de la poderosa placa MODEL 3, y evidenciando así la maestría que atesora la empresa desarrolladora en materia de arcades.

No en vano, el nuevo capítulo de la saga demostró estar claramente adelantado a su tiempo.

Algunas de sus virtudes es preciso buscarlas en el espectacular modelado de los diferentes luchadores, así como en las nuevas herramientas que permitían modificar el tamaño de los polígonos en tiempo real.

Basta con decir que las expresiones faciales de cada personaje están realmente elaboradas, pues siguen la atenta mirada del respectivo contrincante con sus propios ojos; sin olvidar que la boca se encuentra perfectamente articulada, hasta el punto de que se muestra la dentadura con todo lujo de detalles.

E incluso resulta posible deleitarse al comprobar como cada uno de los contendientes flexiona su musculatura al ejecutar toda suerte de ataques, mortales de necesidad.

Tras las consabidas dificultades de adaptar los anteriores episodios, surgió la necesidad de realizar la conversión doméstica de dicha entrega, motivada en parte por la gran pérdida de mercado frente al imperio de PlayStation.

Sin embargo, pese a que el juego fue anunciado inicialmente para el año 1.997 y se convirtió en uno de los títulos más codiciados del momento, tal como se aprecia en numerosas listas, lo cierto es que su retraso se tornó en uno de los más sonados de la temporada.

Todo parecía indicar a que esta demora se debía al esfuerzo realizado por SEGA para asegurar una versión análoga a la coin-op original, pese a la evidente merma en la calidad gráfica, que resultaría menor de lo esperado gracias a un novedoso cartucho de expansión conocido como 3DFX, similar al de 4 MB empleado por Capcom.

Tristemente, debido a la muerte prematura de Saturn, este proyecto fue desechado, pasando a convertirse en uno de los principales activos de la Sega Katana, tal como se dio a conocer la futura Dreamcast por aquel entonces.

De modo que este anhelado capítulo vería la luz en la postrera consola de SEGA, pues debido a su superioridad técnica garantizaba una conversión rápida y fidedigna, al tiempo que representaba un nuevo comienzo para la compañía nipona.

Aunque es justo reconocer que, pese a sus innumerables virtudes, este atractivo GD-Rom – bautizado para la ocasión con el sonoro nombre de Team Battle – quedó eclipsado por el magnífico Dear or Alive 2 de Tecmo, y muy especialmente por el sobresaliente Soul Calibur desarrollado por Namco, que no tardó en convertirse en el nuevo referente para todos los juegos de lucha futuros.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.