VIRTUA FIGHTER 5

Por muy bueno que sea el último Street Fighter o Tekken, seguirán siendo adolescentes indisciplinados comparados con el dominio frío y maduro de la lucha de Virtua Fighter.

La razón es sencilla: en Virtua Fighter los combatientes no sólo lanzan puñetazos y patadas, sino que conectan entre sí.

Al principio Virtua Fighter 5 puede parecer más lento que sus frenéticos competidores, pero en realidad es aún más intenso.

Si observas cómo luchan los jugadores profesionales, en ocasiones verás momentos de calma en los que todo se detiene durante unos segundos, mientras reflexionan sobre el último intercambio y piensan en el siguiente movimiento.

En manos de jugadores poco habilidosos, Virtua Fighter 5 funciona igual de bien, aunque requiere una inversión mínima porque exige conocer el estilo de tu personaje en vez de limitarse a dar golpes sin más.

Y lo que ocurre técnicamente es tan impresionante que uno casi olvida la belleza del movimiento.

La suave animación, la recreación del estilo de las artes marciales y los imponentes escenarios son magníficos.

Encima de una roca aislada, atrapados en una jaula rodeados de audio y luces de neón, hundidos hasta los tobillos en aguas azul celeste o en los alrededores de un color bronce intenso de un templo, la lucha sigue siendo la parte central de todos los escenarios.

Nuevos personajes como El Blaze aportan estilos radicalmente nuevos al título, pero encajan sin esfuerzo en una lista de turnos equilibrada y reequilibrada hasta la perfección durante más de una década de juego.

Así pues, decir que Virtua Fighter 5 es el mejor Virtua Fighter sería una obviedad.

Es una serie que refina en vez de reinventar, y que respeta demasiado a sus jugadores para arriesgarse a echarlo todo a perder.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.