VIRTUA FIGHTER KIDS

Virtua Fighter Kids AM 2 Sega Saturn Xtreme Retro Pixel Art

Desde la explosión en 1.991 del fenómeno beat’em up, por nuestras manos han pasado todos los juegos de lucha existentes, desde Street Fighter II hasta Tekken; bidimensionales, poligonales, cell shading, y un largo etcétera.

Y hemos llegado a una conclusión inequívoca: existen pocos arcades de lucha profesionales que requieren de una concentración extrema, un conocimiento absoluto de todas las posibilidades que atesoran los personajes, y una experiencia cultivada a base de invertir largas horas de juego.

Por un lado, en dos dimensiones, están Super Street Fighter II Turbo y Street Fighter III: Third Strike, quienes se reparten el pastel.

En cuanto a tres dimensiones, no hay color, pues la saga Virtua Fighter brilla con luz propia.

Virtua Fighter Kids AM 2 Sega Saturn Xtreme Retro 1

Antes de entrar en materia, dejaremos caer un ejemplo sencillo para los que no estén familiarizados con ella: si estuviésemos hablando de RPG’s, mientras los restantes serían simples como Diablo, la serie de Virtua Fighter equivaldría al Skyrim en los juegos de lucha.

En esta ocasión, su aspecto edulcorado y profunda mecánica no son los únicos elementos que lo convierten en un grandísimo título, ya que SEGA ha parido un arcade muy ambicioso y completo en lo que a opciones y posibilidades se refiere.

Como todos los aficionados esperaban, por aquel entonces, auténticas maravillas de Saturn, empezaremos por el apartado gráfico de Virtua Fighter Kids.

Si no prestas excesiva atención, las animaciones del programa, en su gran mayoría similares o mejoradas con respecto a pasadas entregas, te harán creer que estás ante una versión remozada de Virtua Fighter 2, y con razón; pero el momento en que te fijas en el exquisito tratamiento de iluminación y la extrema calidad de sus modelos poligonales, descubrirás que el compacto luce aún mejor aspecto, pese a su marcada estética super deformed.

Virtua Fighter Kids AM 2 Sega Saturn Xtreme Retro 2

Cada escenario está iluminado de una forma diferente, dando una tonalidad y un feeling especial a cada uno de los combates.

Lo curioso del asunto es que Virtua Fighter Kids no explota el hardware de Saturn, aunque SEGA ha creado una conversión directa de la recreativa, sin ningún tipo de mejora derivada del motor gráfico diseñado para la placa ST-V.

Las animaciones faciales y la alta resolución de las texturas en los personajes y entornos se encargan de dar la nota a su motor 3D, sin descuidar por ello la jugabilidad.

Muy pocos ataques cruzan la línea de lo absurdo en esta peculiar entrega, con saltos creíbles y movimientos de artes marciales auténticos, que añaden un considerable nivel de desafío a los veteranos de la saga, obligando a modificar, por ejemplo, los combos aéreos, ya que la flotabilidad de los personajes ha sido reducida.

Virtua Fighter Kids AM 2 Sega Saturn Xtreme Retro 3

Cada golpe aislado, recuperación, combo y llave está calculado al milímetro, haciendo que los aficionados expriman al máximo a cada luchador para descubrir cómo neutralizar los ataques del rival y, así, equilibrar a todos los contrincantes.

Una reyerta entre, por ejemplo, Pai y Jeffry nunca da la ventaja a un personaje en particular, siempre y cuando el usuario que maneja a Jeffry sepa cómo neutralizar la velocidad de Pai, y el que controla a Pai aprenda a esquivar los ataques y llaves más mortíferas de Jeffry.

Entre las novedades jugables destaca el movimiento ofensivo, que sirve para esquivar al oponente, aunque los expertos en materia también deberán aprender las nuevas acciones de cada luchador y las ligeras modificaciones realizadas a los golpes clásicos, que igualan aún más a los diez combatientes disponibles.

Entre ellos encontramos dos originales creaciones, Shun Di y Lion Rafale.

Virtua Fighter Kids AM 2 Sega Saturn Xtreme Retro 4

El primero es un adversario oriundo de China, experto en el Drunken Fist y capaz de realizar todo tipo de movimientos sin perder agilidad.

Lion, por su parte, aúna ese impredecible comportamiento con la agilidad que le otorga la técnica del Tororu-kon; un estilo cuyos movimientos recuerdan a la actitud de una Mantis religiosa.

Encontrarás otros juegos de lucha complejos en Saturn, con infinidad de movimientos, pero la gracia de Virtua Fighter Kids no radica en su aspecto alegremente desenfadado, ni siquiera en su repertorio de golpes, sino en la forma de utilizarlos.

Podrás avanzar sin demasiados problemas en el modo Arcade si memorizas un par de combos, algunos ataques de los que siempre entran, o las típicas rutinas.

Virtua Fighter Kids AM 2 Sega Saturn Xtreme Retro 5

Pero en una partida contra un jugador más o menos encallecido no te servirán de nada.

Cada acción, golpe o movimiento tiene que ser medido y meditado, pues el comportamiento del rival es el que condiciona dichas acciones.

Además, conviene tener en cuenta que ningún personaje es más fuerte que otro, ni ningún golpe resulta infalible.

Virtua Fighter Kids es equilibrio jugable, acaso el yin y el yang del género.

Virtua Fighter Kids AM 2 Sega Saturn Xtreme Retro 6

Por descntado, junto al modo Arcade, de obligada inclusión en el programa, encontrarás diversas opciones que alargan su vida útil, y te permitirán aprender todos los movimientos, llaves y combos de los distintos personajes.

El consagrado equipo de AM#2 ya dejó el trabajo bien hecho con la recreativa, y la versión doméstica alberga una perfecta conversión con extras de indudable atractivo.

Así pues, si eres de los que juega a este tipo de títulos para desahogarte, machacando botones con la esperanza de que el contrario caiga muerto tarde o temprano, podemos recomendarte varias opciones alternativas en Saturn.

Pero, si para ti la lucha es un arte, o casi una religión en la industria del videojuego, no lo dudes y lánzate a por esta dulcificada entrega de la serie.

LA EVOLUCIÓN DE VIRTUA FIGHTER

VIRTUA FIGHTER (1.993)

Tras una primera inclusión en las 3D con Virtua Racing, SEGA creó el primer juego de lucha con personajes poligonales.

Más real, en pleno 1.993, imposible.

VIRTUA FIGHTER REMIX (1.995)

Con el nacimiento de Saturn, AM#2 lavó la cara del primer Virtua Fighter aprovechando el hardware de la nueva consola.

VIRTUA FIGHTER 2 (1.996)

La saga se estrenó en el hardware Model 2 y los polígonos de los personajes fueron bendecidos con texturas coloristas.

VIRTUA FIGHTER KIDS (1.996)

El éxito de Sonic the Fighters llevó a SEGA a crear esta versión infantiloide de Virtua Fighter 2.

VIRTUA FIGHTER 3 (1.996)

Por primera vez, una recreativa utilizaba anti-aliasing en sus gráficos.

El Model 3 era muy avanzado para su época.

VIRTUA FIGHTER 3 TB (1.997)

SEGA mejoró la entrega original de VF3 añadiendo combates por equipos y novedades en el catálogo de movimientos.

VIRTUA FIGHTER 4 (2.001)

El hardware Naomi 2 era la base de un VF muy completo, que poco después sería mejorado con creces.

VIRTUA FIGHTER 4 EVOLUTION (2.002)

SEGA perfeccionó el VF4 con la inclusión de nuevos movimientos y personajes, aunque no sería su última versión.

VF4 Final Tuned llegaría en 2.004.

VIRTUA FIGHTER 5 (2.006)

Con toda probabilidad, nos estamos refiriendo a uno de los arcades más técnicos de la historia.

No en vano, fue galardonado en los Spike TV como el mejor juego de lucha del 2.007.

VIRTUA FIGHTER 5 R (2.008)

Esta nueva versión del clásico modificó las animaciones e introdujo pequeños cambios que mejoraban la experiencia de juego, junto a un renovado sistema de cámaras.

Además, añadía un carismático personaje experto en karate, y recuperaba al fornido luchador de sumo tras el excelso VF3.

VIRTUA FIGHTER 5 FINAL SHOWDOWN (2.010)

Su mayor aliciente con respecto al anterior fueron las renovadas vestimentas y animaciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.