VIRTUA RACING

AM2, SIEMPRE A LA VANGUARDIA

No fue la primera recreativa en mostrar entornos poligonales – ese honor se lo ganó Atari con su sorprendente I, Robot -.

Tampoco el primer arcade de conducción poligonal – Winning Run, de Namco, debutó en 1.988 y Hard Drivin’, de Atari, en 1.989 -, pero la aparición de Virtua Racing lo cambió todo.

Hace veinticinco años que SEGA puso patas arriba los salones recreativos con un simulador que abriría nuevos horizontes para el género de conducción, de la mano de su grupo de desarrollo más puntero: el AM2 de Yu Suzuki, responsable de joyas del calibre de OutRun, After Burner o Hang-On.

Para encontrar la génesis de este proyecto, hay que remontarse a principios de la década de los 90, cuando SEGA buscó asesoramiento en los laboratorios de General Electric Aerospace – expertos en simulación militar – para construir un nuevo hardware, una placa que acabaría siendo bautizada como Model 1.

Aquella bestia era capaz de mover, en tiempo real, los entornos tridimensionales más espectaculares jamás vistos hasta la fecha.

Sus 180.000 polígonos por segundo pueden parecer poca cosa hoy en día, pero, en su momento, supusieron una auténtica revolución.

Para comprobar todo lo que podía dar de sí el nuevo hardware, Suzuki y su equipo crearon este Virtua Racing a modo de banco de pruebas.

Pero aquello derrochaba demasiado potencial como para quedarse dentro de las oficinas de AM2, así que SEGA se la jugó distribuyendo en los recreativos de Japón esta carismática y espectacular recreativa de conducción, en agosto de 1.992.

El público japonés se volvió loco con ella, lo que motivó su lanzamiento internacional en octubre de ese mismo año.

A bordo de un bólido de Fórmula 1, se nos daba la oportunidad de recorrer tres circuitos – Big Forest, Bay Bridge y Acropolis -, compitiendo contra otros bólidos controlados por la IA… u otros usuarios.

Se distribuyó muebles para dos jugadores e, incluso, ofreció la oportunidad de conectar, a través de cable óptico, hasta ocho recreativas.

UNA EXPERIENCIA ÚNICA

Desde los tiempos de Hang-on, AM2 había demostrado su maestría a la hora de crear los muebles más espectaculares, y Virtua Racing no fue una excepción.

Desde el cabinet más modesto hasta la impresionante VR DX, SEGA ofreció una experiencia inolvidable, que combinaba gráficos punteros, una mecánica irresistible y detalles geniales, como poder seleccionar cuatro cámaras distintas a través de otros tantos botones de la recreativa.

Las versiones domésticas no lograron replicar esa magia, aunque no dejaron de tener su mérito, especialmente el port de Mega Drive, que disparó la potencia de la consola, gracias al chip SVP que incorporaba cada cartucho.

TODO UN LUJO A PIE DE CALLE

SEGA distribuyó tres muebles distintos.

Los más comunes fueron la Upright – de pie – y la Twin – para dos jugadores -.

La joya de la corona era la Deluxe, que incorporaba un monitor 16:9 y seis airbags que se inflaban sobre los riñones del jugador para replicar el impacto de las fuerzas G al tomar las curvas.

SU PASO POR LOS 16 BITS

La idea de adaptar Virtua Racing a Mega Drive parecía una locura, pero SEGA salió más que airosa del experimento, a pesar de los enormes costes de fabricación del cartucho, que reunía en este juego lo mejor de sí misma: alta tecnología, perfecta jugabilidad y grandes dosis de adicción.

Sin olvidar la importante reducción del precio del juego en España, respecto a otros mercados, y la potencia del chip SVP que incorporaba el cartucho.

Las altas puntuaciones que le llovieron estaban más que justificadas.

OTROS HITOS RECREATIVOS

Desde el barullo de los salones recreativos, revolucionaron la historia de los videojuegos, con innovaciones que llegarían a las consolas.

WILD GUNMAN (1.974)

La primera recreativa en ofrecer FMV, creada por Gunpei Yokoi para Nintendo.

Más tarde, inspiraría el clásico de NES.

SPEED RACE (1.974)

Esta coin-op de Taito, con Tomohiro Nishikado al frente del proyecto, fue el primer videojuego con scroll – vertical, en este caso -.

HEAVYWEIGHT CHAMP (1.976)

SEGA tuvo el honor de crear el primer título de lucha para dos jugadores.

SPACE INVADERS (1.978)

Nishikado inventó todo un género: los matamarcianos.

MOON PATROL (1.982)

La coin-op de Irem fue la pionera del scroll parallax.

I, ROBOT (1.984)

Dave Theurer creó para Atari la primera recreativa con gráficos poligonales.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.