VIRTUA RACING

SEGA siempre se ha caracterizado por adaptar sus licencias de recreativa a sus consolas de soporte casero. Desde aquel lejano Golden Axe hasta otros juegos más modernos, como Out Runners, la empresa nipona ha sabido ganarse el respeto de los usuarios con cada nuevo título de recreativa, que han sabido calar hondo entre sus corazónes.
.

Algo que no resulta en absoluto de extrañar, pues en la mayoría de los casos éstos programas se han tratado de un verdadero prodigio de la técnica, las más potentes obras lúdicas del momento, y tuvo que pasar mucho tiempo hasta que fuesen superadas.

.
No en vano, en el terreno de las máquinas arcades, SEGA siempre se ha encontrado entre las mejores desarrolladoras a nivel mundial.

.
Sobre el año 1992, la compañía japonesa sorprendió a los usuarios con un arcade que se desmarcaba del resto de juegos de carreras de Fórmula 1, su nombre, como bien sabéis, era Virtua Racing.

.
En la coinop, hasta un total de ocho participantes podían competir en tres circuitos diferentes, que contaban con tres grados distintos de dificultad.

.
Su elaborado entorno 3D, pionero en el género, por lo que podría considerarse casi como el padre de los juegos de carreras actuales, diseñado a imagen de las máquinas de realidad virtual, permitía seleccionar hasta la nada despreciable cifra de cuatro vistas distintas, algo tremendamente novedoso para la época, de forma que era posible recibir información de la carrera desde cualquier perspectiva imaginable.

.
Los primeros datos que SEGA facilitó sobre su conversión casera despertaron el escepticismo entre los usuarios de la consola.

.
Y es que, la pregunta que se formulaba todo el mundo por aquel entonces, era más que comprensible. ¿Cómo se iba a comprimir en un limitado cartucho de Mega Drive la información que contenía una máquina de las prestaciones de Virtua Racing, con una capacidad tal que le permitía mover gráficos vectoriales a unas velocidades de escándalo?

.
La respuesta vino en forma de un chip, bautizado como VSP, que fue el encargado de acelerar en gran medida posible todo el espectáculo visual de los árboles, montañas, puentes colgantes, y hasta las parrillas de salida que ya incluía la máquina original.

.
Gracias a este revolucionario invento, Virtua Racing no tardó en convertirse en el mejor programa de conducción, además del más veloz de cuantos pudieron verse en la etapa de 16 bits, creados por la propia SEGA.

Nada menos que 23 Mhz de almacenados lo avalaban como uno de los mejores del momento.
.

Poco más tarde, dado el gran éxito alcanzado con el juego, se lanzó una puesta a punto del programa, bajo en nombre de Deluxe, que sólo permitía jugar a un único participante, y que contó por vez primera con una pantalla de formato 16:9, convirtiéndose en el primer título de la historia que permitía este formato. Todo un detalle por parte de los programadores.

.
Finalmente, en el año 1995 fue lanzado en la nueva plataforma de SEGA, la 32 X, convirtiéndose por derechos propios en uno de los pilares fundamentales de la consola, junto con Knuckles Chaotix, Doom, Mortal Kombat II, y algún que otro elegido.

.
Incluso pudo verse una versión para la maltrecha Saturn, pero debido al tremendo éxito cosechado con otro juego de conducción de la propia SEGA, el glorioso Daytona Usa, pasó sin pena ni gloria por la etapa de 32 bits.

.

Desde entonces, no se han programado nuevos juegos de la serie Virtua Racing, a excepción de algún remake de dudosa calidad lanzado en consolas de la competencia, concretamente en PlayStation 2, pero sin duda esta es una de las sagas de conducción más prestigiosas de la historia, que ha influido de forma notable sobre todos los juegos de conducción que le siguieron.
Un grandísimo juego que ningún aficionado a los clásicos de velocidad debería dejar de probar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.