VIRUS

Del vínculo nacido entre Hudson Soft y SEGA se originó esta ambiciosa producción cyber-punk, que comparte no pocos paralelismos con el añorado Policenauts.

En total son tres CD-Rom los que trasladan a los afortunados usuarios de Saturn a un futuro próximo ambientado en las colonias de Marte, donde asumiendo el rol de un miembro de la organización S.T.A.N.D.Squad Team for Alert to Network Destruction – deberán garantizar la seguridad de internet, erradicando cualquier tipo de virus si la situación lo requiere.

Aunando imágenes generadas por ordenador para los respectivos escenarios con personajes de animación, el desarrollo de Virus toma prestados elementos de algunos juegos de culto, tales como Snatcher, Myst, Enemy Zero – con la salvedad de que posee gráficos a pantalla completa, posibles gracias al TrueMotion, que a la postre fue el encargado de obrar el milagro – e incluso determinados ingredientes del género RPG.

Un depurado sistema de iconos que le otorga a cada botón una función concreta – ya sea “hablar“, “usar“, “ver“, … – logra que esta aventura sea accesible incluso para los jugadores occidentales, pese al handicap de los textos y diálogos, que se mantienen en un perfecto japonés.

Un aspecto que podría haberse solventado, aliviando de paso la profunda decepción que supuso la ausencia de Policenauts en el territorio occidental.

Sea como fuere, los magistrales diseños de Yasushi Nirasawa y su exquisito apartado sonoro – que recuerda en cierto modo al score de Vangelis para Blade Runner – consiguen poner la guinda a uno de los títulos más notables y de mayor calidad de cuantos fueron producidos para Saturn durante el año 1.997.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.