WARIO LAND 4

Tras el aclamado debut del fontanero en Game Boy Advance, Wario no pudo resistir la tentación de rivalizar con su sempiterno enemigo, y volvió a protagonizar otra aventura que desató pasiones entre los aficionados al género.

Aquellos que pudieron disfrutar de los anteriores episodios en Game Boy y Game Boy Color, probablemente recordarán que Wario había sido bendecido con el don de la inmunidad, hecho que facilitaba en gran medida el progreso por los distintos decorados.

Pero en la presente entrega, el anti-héroe de Nintendo por excelencia se ha visto privado de su coraza; aunque no todo está perdido, pues dispondrá de nuevos y originales poderes, con los que podrá completar su periplo.

Y a fe que los va a necesitar, porque en su arduo caminar se topará con un elevado número de trampas y adversarios que se interpondrán en su incansable búsqueda de tesoros.

No obstante, también cabe la posibilidad de usar en beneficio propio las habilidades de sus contrincantes por un tiempo limitado, modificando el aspecto del orondo protagonista, que de este modo podrá alcanzar algunas zonas del escenario otrora inaccesibles.

Esta mecánica basada en las continuas transformaciones de Wario para afianzar el avance, así como en la resolución de puzzles, resulta tan sugerente como atractiva, y se distancia significativamente de tantos otros juegos de plataformas que basan su desarrollo en saltar sobre los diferentes engendros dispersos por el mapeado, para ir superando los niveles restantes.

Ciñéndonos al título que nos ocupa, huelga decir que presenta luces y sombras, aunque en términos generales sus virtudes eclipsan con holgura a sus defectos.

Y así, el acabado gráfico destaca por su nitidez, la magistral animación del protagonista, el scroll de pantalla y un tratamiento del color excelente.

Sin olvidar los efectos de transparencias, rotaciones y escalados.

Aunque es justo reconocer que tampoco ha evolucionado en exceso con respecto a lo visto en el pasado Wario Land 3.

Siguiendo con sus bondades, el apartado sonoro ha sido recreado con gran acierto, e incluye un buen número de voces sampleadas, aunque por contra algunas melodías adolecen de cierta monotonía.

Afortunadamente, tal y como nos tiene acostumbrados el personaje, el nivel de jugabilidad es superlativo, pues Wario responde a la perfección en todo momento, a lo que hay que sumar un desarrollo no lineal y divertidísimos minijuegos.

Pese a que dista de ser un título de corta duración, lo cierto es que se echa en falta alguna fase más.

Pero esta pequeña carencia se ve subsanada por el agradecido modo Hard, que estará disponible una vez finalizada la aventura, y traerá consigo un nuevo reto, donde la práctica totalidad de ítems cambiarán de localización.

Todos estos aspectos conforman un cartucho más que recomendable, y que supone una absoluta garantía de diversión.

No en vano, en el año de su lanzamiento fue considerado como el mejor título de plataformas del extenso catálogo de Game Boy Advance, y también el más depurado a nivel gráfico, en parte debido a sus llamativos efectos e incontables detalles de buen gusto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.