WARIO LAND II

Con Nintendo la diversión siempre está asegurada, especialmente cuando se dedica a programar esos títulos de plataformas que tan sólo ellos saben crear, con una jugabilidad arrolladora como mayor seña de identidad.

Esto sigue siendo tan válido hoy en día como ya lo era en la época de la añorada Game Boy, cuando cada cierto tiempo aparecía uno de esos cartuchos que ya de antemano se antojaba como una pequeña obra maestra.

Game Boy puede presumir de haber sido una de las consolas que más años ha durado en plena forma, y con programas como este no hizo sino reafirmar su buena salud apenas unos meses antes del lanzamiento de Game Boy Pocket en tierras españolas.

Para amenizar la espera, Nintendo siguió nutriendo a su consola portátil de cartuchos que no solo daban la talla, sino que superaban cuantas expectativas se pudieran haber depositado en ellos.


Si bien el éxito comercial del primer Wario Land fue relativamente moderado, con esta segunda entrega la compañía nipona subsanó aquellas pequeñas asperezas que le impidieron al título original cosechar el merecido renombre que sin duda merecía.

El resultado, como era de esperar, es un completo juego de plataformas con sobrados elementos como para mantener al usuario pegado a la pantalla de Game Boy.

Cinco serán los niveles a superar en los que habrá que llevar a cabo un objetivo concreto.

Su desarrollo probablemente pueda pecar de lineal en comparación con otros plataformas de la misma empresa desarrolladora, pero no lo es tanto cuando se tiene presente que existen infinidad de secretos a la espera de ser descubiertos, y varios minijuegos en los que es posible participar.

Además de los muchos misterios que atesora el programa, Wario deberá recoger monedas para poder acceder así a los otros dos minijuegos disponibles, con los que a su vez se consiguen nuevos tesoros y porciones de mapa.

El anti-héroe de Nintendo por excelencia podrá incluso adoptar varias personalidades, dependiendo del enemigo que le ataque.

Pero es preciso actuar con conocimiento de causa, pues en ocasiones la identidad adquirida resultará perjudicial, mientras que en otras será de vital importancia.


Respecto a los minijuegos disponibles, el primero de ellos invita a adivinar en qué lugar se encuentra una figura que sale de un cofre, mientras que en el segundo se irán mostrando porciones de un dígito que será necesario adivinar.

Gráficamente Wario Land 2 está a la altura de las circunstancias en Game Boy, y muy especialmente en Super Game Boy, donde ha recibido un trato sin igual.

Tanto es así que en la actualidad sigue sorprendiendo la cantidad de sprites necesarios para animar a Wario, quien además es capaz de adoptar un buen número de apariencias.

El resto de apartados no aportan nada realmente significativo con respecto al anterior título, salvo la enorme extensión de los niveles y la gran variedad existente entre ellos.

Las músicas por descontado siguen siendo una auténtica maravilla, al igual que los meritorios efectos de sonido, sobre los que no se han escatimado ningún esfuerzo.

RESUMIENDO

Conseguir un buen apartado gráfico para Game Boy ya es meritorio, pero hacerlo cuando además se han creado una gran cantidad de fases con un extenso mapeado por añadidura es algo digno de mención.

Wario Land 2 lo consigue con creces, y por ello se merece un sobresaliente en este aspecto.

Es preciso recalcar que antes de comenzar cada nuevo mundo – de los diez existentes – aparece una sencilla pero efectiva secuencia de introducción.

Las composiciones musicales disponibles para la segunda aventura de Wario destilan genialidad; basta con deleitarse escuchando la melodía que suena cuando el protagonista se marea al ser atacado por un enemigo, por citar tan solo uno de los muchos ejemplos disponibles, para darse cuenta de ello.

Respecto a la calidad de lo sonidos, probablemente sea el peor elemento del programa; aunque quizá lo más apropiado sería decir que se trata de el menos bueno. Pues al igual que ya sucede con la música, destaca por su simpatía y buen hacer.

En el apartado jugable os aguardan cincuenta pantallas repletas de sorpresas que invitan a avanzar en todo momento, y para aquellos usuarios más diestros que las hayan completado en su totalidad, aún les resta una interesante fase final.

Wario Land 2 ofrece todo lo que se podía esperar de el y mucho más.

A destacar el acabado técnico en su conjunto, que luce a un nivel de detalle excepcional; aunque no poder volver a visitar las pantallas ya superadas es algo del todo incomprensible, y contrario a la filosofía de Nintendo.

En síntesis…

Nintendo no dejó de sorprender a sus usuarios con cada nuevo lanzamiento para Game Boy.

Wario Land 2 sirve para evidenciar un secreto a voces, y es que en todas las consolas de la gran N son poquísimas las compañías han sido capaces de hacerle sombra al gigante nipón, y todo apunta a que esta tendencia no va a variar en los años venideros.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.