WEBBIE TOOKAY

Si vuestra mente está infectada de software y en ocasiones tenéis problemas para discernir entre la realidad y la ficción, resulta evidente que esta fémina no va a convertirse en la mejor terapia.
Y es que en su esbelto cuerpo quedan menos huesos que en el de Claudia Schiffer, Elle MacPherson, Inés Sastre o Kate Moss.
Pese a ello, no son pocos los hombres que anhelan conseguir una cita con una top model, aunque sea virtual.

Por descontado, las modelos de carne y hueso acostumbran a vivir en lugares paradisiacos, encerradas en palacios de cristal y rodeadas por fornidos guardaespaldas.
Dicho esto, las posibilidades que tiene un tipo común de conseguir una cita con cualquiera de las anteriores modelos son tan ligeras como ellas mismas.
Sin embargo, las cosas no serán más sencillas con la alegre y complaciente Webbie Tookay.
Es posible que esta bella mujer no precise de un millón de dólares para levantarse por las mañanas, y aún así nadie podrá compartir con ella una exquisita velada, sencillamente porque no existe.

Si con esta última afirmación he conseguido captar vuestro interés, habéis de saber que Webbie es una creación del célebre Steven Stahlberg, un diseñador de 3D sueco que se labró una merecida reputación en la agencia Elite Models.

De modo que el bueno de Stahlberg diseñó a esta seductora criatura siguiendo las pautas establecidas por el fundador de dicha agencia, John Casablancas, un gran entendido de modelos en cuya nómina figuraban personalidades del calibre de Campbell, Evangelista, Moss y Schiffer.
Todo un lujo al alcance de muy pocos.

Respecto a Webbie, fue un intento fallido por establecer un nuevo arquetipo de mujer para el pasado año 2.000.
Las maravillas de la técnica de animación digital permitieron hace más de una década a esta supermodelo virtual desfilar por pasarelas reales, luciendo llamativas costuras, rodeada de auténticas modelos.

Y eso no es todo, pues Webbie fue también la anfitriona de la web Webbie’s World, en la que durante cierto tiempo abundaron tanto los patocinadores como los visitantes, e incluso llegó a mencionarse que protagonizaría una serie televisiva en los Estados Unidos.

Sin olvidar que, tal como hizo en su día la señorita Croft, Webbie apareció en decenas de anuncios publicitarios.
Fue tal su ascendente trayectoria que incluso llegó a cuestionarse si nos encontrábamos frente al fin de las supermodelos convencionales, coincidiendo con la aparición en ese mismo año de una agencia de modelos virtuales que pretendía hacer palidecer a muchas de aquellas mujeres de curvas perfectas, antes de que los ordenadores complicasen nuestra existencia hasta tales extremos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.