WILLOW

En la fría prisión del castillo donde mora la hechicera Bavmorda, una mujer perversa y cruel, nació una inocente niña cuyo destino ya había sido marcado mucho tiempo antes de su llegada al mundo, pues ella sería la encargada de poner fin al reinado de terror de la malvada hechicera.

Temiendo por su vida la comadrona que asistió al parto escapó del palacio con la recién nacida en brazos, pero se vio obligada a ocultarla de la atenta mirada de la despiadada reina poco antes de perecer en su frenética huida.


Por fortuna su sacrificio no fue en vano, pues la pobre criatura fue encontrada por el joven Willow Ufgood, un pacífico ser de corta estatura perteneciente a la raza de los Nelwyn.

Hasta aquel entonces su vida había transcurrido al margen de cualquier altercado posible y sin plantearse tomar parte en grandes gestas, reservadas para la gente de mayor tamaño y fortaleza que la suya.

Sin embargo en el momento en que su camino se cruzó con el de la indefensa Elora Danan, que así se llamaba la niña, su vida ya había quedado estrechamente ligada a la suya, a un altivo destino que parecía no comprender pero le impulsaba a desafiar a las fuerzas de la oscuridad y preservar el destino del mundo, al tiempo que se forjaba el suyo propio.

De esta forma da comienzo una grandísima epopeya que, como veis, sigue con bastante fidelidad el argumento del film del que toma prestado su nombre.

Con un desarrollo muy similar al galardonado The Legend of Zelda, algo que se hace notar especialmente en las distintas mazmorras, combinado con elementos más propios de los juegos arcade e incluso tomando prestados ciertos componentes de los clásicos RPG‘s al uso, este cartucho de Capcom no decepcionará a ninguno de los seguidores de la obra de George Lucas y Ron Howard.

De modo que encarnando el papel del intrépido Willow os veréis forzados a recorrer el vasto mundo conversando con un gran número de personajes de los que obtendréis información y armamento, así como cuantiosos objetos de valor, al tiempo que sorteáis a los malvados esbirros de la oscura hechicera que os acecharán en el tortuoso camino.

Completan la oferta un sinfín de peligros que afrontar, misiones de lo más variopinto y centenares de pantallas que os mostrarán una tierra ancestral donde la magia es la norma, y no la excepción.

Tened presente, eso si, que el avance es pausado y sosegado, pues en gran parte de vuestro deambular por el extenso mapeado del juego podréis evitar en gran medida recurrir al uso de la espada y el escudo, si bien en algunas zonas las confrontaciones serán inevitables.

Será en esos momentos cuando cobrarán un relevante protagonismo los accesorios equipados, fundamentalmente los escudos que incrementarán de forma notable vuestra resistencia a los impactos sufridos, y con ella las posibilidades de victoria.

Aunque tratándose de un título de estas características con una ambientación basada en la espada y brujería, forzosamente los hechizos también tenían que estar presentes, pudiendo usarlos en todo momento a vuestro favor.

Como veis el programa conjuga con cierta maestría una gran variedad de elementos típicos del género de las aventuras y los RPG’s, como la interacción con un elevado número de personajes, un amplio repertorio de misiones por cumplir y diversas zonas que exigirán de vuestras mejores dotes de raciocinio.

RESUMIENDO

Adornado con toda la magia del popular largometraje, Willow se adentra en el terreno de las aventuras clásicas con ese sabor añejo que tan buenos resultados dio en NES, pese a que el género no llegó a popularizarse.

Dejando claras sus intenciones desde un primer momento, Capcom les dio una brillante lección a todos los usuarios de la célebre consola de 8 bits sobre como recoger objetos podía convertirse en una actividad altamente entretenida, más aun cuando viene acompañada por un acabado gráfico competente y muy bien definido, además de cuantiosos enemigos a cual más imaginativo que tratarán por todos los medios de impedir el éxito de la misión que os ha sido encomendada.

Y si los gráficos son buenos, mejor es el diseño de los niveles, tomando siempre como referencia las posibilidades de la máquina para la que fue concebido, como también lo son las melodías.

Pero donde este cartucho brilla con luz propia por encima del resto de apartados es en su jugabilidad, mezclando un desarrollo con no pocos elementos en común con el primer título de la franquicia de The Legend of Zelda con algunas dosis de acción más propias de los juegos arcade, un mapeado de proporciones bíblicas, gran cantidad de objetos, armas, hechizos, y cientos de lugares que visitar.

Un claro ejemplo de como debe ser una buena aventura, larga, atractiva y llena de obstáculos.

Si queréis un programa diferente con esa inconfundible sensación que transmiten los clásicos no dudéis en darle una oportunidad a Willow, un título que una vez superada la sorpresa inicial se hace querer y sabrá ganarse el favor de todos los aficionados al género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.