WONDERBOY VI

Para la ocasión voy a hablaros del último, hasta la fecha, título de una saga consagrada en las diferentes consolas de SEGA, considerada como un icono dentro de los videojuegos y representativa de una época concreta, aquella en que las consolas de 8 y 16 bits se encontraban en su máximo esplendor, pero que por alguna razón no trascendió a los 32 bits de SEGA. Tristemente, a pesar de la gran calidad que ostentaba el título que nos ocupa, no llegó a traspasar las fronteras japonesas, ni siquiera con el recopilatorio de la saga lanzado en PS2, una verdadera lástima para todos los seguidores de la franquicia.

A diferencia de los anteriores títulos de la saga, en esta ocasión pasamos a controlar a una simpática fémina de cabellos verdes, que responde al nombre Asha, a la que con frecuencia se la ha relacionado como la novia del protagonista tradicional, Shion, si bien SEGA nunca se ha pronunciado al respecto. Puesto que era una mujer la que protagonizaba el juego, se decidió cambiar el nombre en su país de origen, por el de Monster World IV, un hecho poco relevante dado el potencial que ocultaba el cartucho en su interior.
.

El periplo de la protagonista tiene lugar cuando decide abandonar su apacible aldea para atender una señal de socorro, que por algún motivo aparente tan solo ella es capaz de percibir. La heroína no tardará en conocer otras culturas y ganarse el favor y la simpatía de los habitantes de exóticas ciudades, que no dudarán en nombrarla como caballero y encomendarle una arriesgada misión, la de liberar de su cautiverio a los espíritus que han caído bajo el poder de las fuerzas de las tinieblas.
.

El acabado gráfico del juego es impecable, con un colorido digno de toda loa y alabanza y unas animaciones que cuesta creerlas, muy superiores a la media vista en los juegos de Mega Drive. Tal es el mimo que sus creadores han puesto en esta faceta, que la protagonista se mueve de las más variadas formas en función de los obstáculos con los que se topa en su avance por el extenso mapeado.
.

Como es habitual en la serie, nos encontramos con un juego de plataformas/acción de scroll lateral, centrado para la ocasión en un universo que recuerda al mundo árabe con no pocas influencias de este, tales como genios, alfombras voladoras, y vastos desiertos, que contribuyen a aportar su peculiar seña dentro de la saga impregnando al título de cierta magia y de un sello distintivo que lo hace único en su género.
.

Uno de los aspectos que más diferencia a esta entrega de Wonderboy respecto a los anteriores juegos, es la disminución de los elementos de exploración e incluso de los tintes de RPG que caracterizaban a los títulos protagonizados por Shion. En esta ocasión, no será posible volver a visitar los niveles ya completados, por lo que es altamente recomendable conseguir todos los objetos disponibles de cada fase que, de otro modo, se perderán por el resto de la partida. Por fortuna, la protagonista podrá comprar armamento y equipo, compuesto a grandes rasgos de espadas, escudos y corazas, además de incrementar su energía durante su avance por el juego, del mismo modo que ya pudimos ver en anteriores entregas. Sin embargo, en este título no basta con encontrar y recoger los corazones para aumentar la salud de la protagonista, sino que será preciso localizar una serie de cristales para luego canjearlos, lo que incentiva a explorar los niveles disponibles con detenimiento.
.

A diferencia de la mayoría de títulos del género de los años 90, la protagonista no está sola frente al peligro, sino que la acompaña su fiel compañero Pepelogo, un nombre ciertamente ridículo todo sea dicho, pero cuya actuación está más que justificada dentro del cartucho. Pepelogo es un pequeño monstruo al que conocemos al inicio de la aventura, y que irá creciendo a medida que avancemos en esta, y del mismo modo irán creciendo sus habilidades, que le brindan toda clase de oportunidades a la heroína. De este modo, es posible utilizar a nuestro compañero a modo de plataforma para acceder a determinadas zonas de otro modo imposibles, para resguardarse de determinados peligros difíciles de sortear, o incluso de modo de ataque si la situación lo requiere. Versátil y práctico.
.

RESUMIENDO

Un gran juego dentro de la saga, y una gran despedida de la etapa de 16 bits. Un título que está a la altura de lo que se espera de la saga Wonderboy, lo que no es decir precisamente poco, si bien no alcanza ese grado de genialidad que pudimos ver en Wonderboy III: Dragon‘s Trap, aparecido en Master System y Game Gear. Gráficamente supera todas las expectativas, y la jugabilidad es exquisita, pero aquellos que hayan tenido ocasión de jugar a las anteriores entregas hecharan en falta un mayor grado de exploración, lo que impide profundizar en las diferentes fases del juego, que además no pueden volver a jugarse dentro de una misma partida, mientras que en los anteriores lanzamientos era recomendable volver tras conseguir un nuevo poder o habilidad determinada que facilitase el acceso a nuevas zonas del mapeado. Un título excelente, en definitiva, altamente recomendable, al que tan solo le falta ese pequeño toque de genialidad que imprimen unos pocos y que los convierten en obras atemporales dignas de alzarse en el olimpo del ocio electrónico.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.