X-MEN: WOLVERINE’S RAGE

Wolverine Rage Xtreme Retro Game Boy Color

Esta peculiar aventura nos sitúa en un momento delicado en la vida de Lobezno.

Dama Mortal, su encarnizada enemiga, ha descubierto el modo de licuar su esqueleto de Adamantium, y ahora debe acudir en su busca.

Así pues…

Wolverine Rage GBC Xtreme Retro 3

NO HAY TIEMPO QUE PERDER

Nunca mejor dicho.

Debéis avanzar con presteza a lo largo de veinte exiguos niveles, agrupados en cuatro entornos diferentes, y con un tiempo limitado por añadidura.

Tal como cabía esperar, diversos enemigos – que no destacan por su variedad, dicho sea de paso – entorpecerán el progreso y, en la medida de lo posible, neutralizarán al intrépido protagonista.

Wolverine Rage GBC Xtreme Retro 4

Y si no lo consiguen, los temidos final bosses – tales como Cyber, Dientes de Sable o la propia Dama Mortal – se encargarán de rematarlo.

Felizmente, el mutante no se encuentra indefenso, pues cuenta a su favor con poderosas garras y una agilidad envidiable que le permitirán sortear incontables obstáculos con holgura.

Wolverine Rage Xtreme Retro GBC 2

Al menos hasta la inevitable reyerta con los funestos jefes de turno.

Respecto al apartado técnico, no depara excesivas sorpresas, mostrando en pantalla un acabado meramente correcto; con personajes bien realizados – aunque, insistimos, de dudosa diversidad – sobre una serie de fondos aceptables y que cumplen sin grandes alardes.

Wolverine Rage GBC Xtreme Retro 1

En síntesis, nos encontramos frente a un cartucho entretenido pero que con algo más de pluralidad, tanto en su desarrollo como en lo visual, habría resultado un título redondo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.