XBOX SE PRESENTA EN SOCIEDAD

Continuamos el hilo narrativo por donde lo dejamos, con Bill Gates dando a conocer las bondades de la futura consola XBOX, allá por el año 2.000, cuando se mostraron algunos vídeos que evidenciaban el poderío de la máquina.

Uno de ellos consistía en un centenar de mariposas revoloteando a placer, y el otro se trataba de una demo técnica que tenía como mayor protagonista a Raven, una fémina que en sus inicios estaba destinada a ser la imagen representativa de la consola.

E incluso los asistentes al evento pudieron reconocer al carismático Afro Thunder, aquél simpático boxeador del laureado Ready to Rumble.

A modo de curiosidad, los asistentes japoneses fueron incapaces de entender el modo de hablar de este singular luchador, por lo que algunos llegaron a calificar su vídeo como racista, si bien la aceptación que tuvo resultó más que satisfactoria en términos generales.

Siguiendo con las curiosidades, al no estar disponible la versión definitiva de la consola, en aquella primera ocasión lo que se pudo ver fue una gran “X” de aluminio a la que se le había dado brillo de forma incesante durante horas para que la sorpresa inicial fuera mayor si cabe.

Una vez presentada la consola en sociedad, las prioridades del equipo de desarrollo pasaron por conseguir una buena base de juegos disponibles para la futura plataforma, para lo que se pusieron en contacto con algunas de las más prestigiosas compañías, entre ellas SEGA, donde Kay Nishi ya había solicitado ayuda y colaboración a Bill Gates en repetidas ocasiones para la gestación de una hipotética Dreamcast 2, pero en vista de las aspiraciones de Microsoft, no tuvo más que rendirse a la evidencia y reconocer que estudiarían la propuesta de desarrollar juegos para XBOX.

Un hecho desconocido por la mayoría de aficionados al medio es que fue la aparición de XBOX la que finalmente impidió cualquier esperanza de ver resurgir a SEGA en el terreno de las videoconsolas como fabricante de hardware.

El resto de compañías desarrolladoras no mostraron inconveniente alguno a la hora de elaborar juegos para esta prometedora consola, siempre que no hubiesen firmado previamente pactos de exclusividad con Sony (tal como pasó años antes entre SEGA y Nintendo, cuando Master System no pudo despuntar en el mercado americano y japonés debido a las prácticas monopolísticas de Nintendo).

Para que os hagáis una idea de la buena aceptación que tuvo la máquina, el número de empresas que se hizo con un kit de desarrollo rondaba una cifra cercana a las 160.

Finalmente, pudimos llegar a ver la versión definitiva de la consola en el año 2.001, en Las Vegas, donde se hicieron públicos los primeros juegos que acompañarían al lanzamiento de esta.

Entre ellos, es preciso destacar a Munch ‘s Odysee (la continuación de la sobresaliente saga protagonizada por Abe en PlayStation), Malice, y el único que consiguió captar la atención incondicional de los aficionados, un modesto (por aquel entonces) Halo.

El maestro de ceremonias, como no podía ser de otro modo, resultó el mismísimo Bill Gates, en compañía del famoso luchador de wrestling convertido a actor, “The Rock“, que debían simular una pelea de forma verbal.

Sin embargo, tan buenas fueron las dotes interpretativas del conocido luchador, y tanto se metió en su papel, que mientras Gates se arrancaba diciendo “yo pienso que…”, en una explosión de furia su compañero de reparto le interrumpió al grito de “¡No me importa lo que pienses!”.

Una vez aclarado este pequeño malentendido, y reconciliados ambos, el evento continuó sin mayores anécdotas.

Pese a las declaraciones de Bill Gates toda suerte de rumores no se hicieron esperar.

Unos afirmaban que el icono verde central era en realidad una cámara, otros que sería compatible con Dreamcast, y los hay que incluso se aventuraron a decir que la XBOX era en realidad un PC disimulado que se colgaría con frecuencia y sería necesario reiniciar de forma constante, una materia en la que el equipo de Windows ya está versado.

Y el rumor más preocupante de todos, se difundió una lista de compañías que bajo ningún concepto estaban interesadas en desarrollar juegos para esta nueva consola.

De todos estos rumores, tan solo acertaron con uno, y fue la poca aceptación que tuvo la consola en el mercado japonés.

Y de esta forma llegó el día 14 de noviembre, una semana más tarde de lo previsto, cuando finalmente la consola estuvo a disposición de todos los consumidores americanos.

Los encargados de repartir las primeras consolas fueron Gates y “The Rock“, una vez más, y la idea era que para este primer día fueran celebridades las que se encargaran de semejante empresa.

En España, sin embargo, nos tuvimos que contentar con Manu Tenorio, un participante de un concurso televisivo del momento.

Esto ocurrió el 14 de marzo del año 2.002, y era posible adquirir la consola al elevado precio de 80.000 pesetas, unos 480 euros, un coste notorio para el año que nos ocupa.

Tristemente, los primeros títulos disponibles no convencieron al público, que pese a incurrir en un precio muy superior al de su competidora directa, PlayStation 2, estaban condenados a jugar con unos programas que apenas se diferenciaban de los ya vistos en la consola de Sony.

E incluso aquellos que más interés despertaban, como es el caso de Munch‘s Odysee, resultaron una decepción mayúscula.

Por fortuna, Microsoft si había hecho un buen trabajo apostando por otros títulos de novedosa factura, como Dead or Alive 3 y Project Gotham Racing, que al menos en cuanto al apartado visual se refiere si mostraban cierta superioridad técnica.

Pero un juego destacó por encima de estos, y este fue Halo, un shooter desarrollado por la compañía Bungie, que por su importancia en el éxito y consolidación de la plataforma bien se merece un trato aparte.

Y, como siempre, si hay interés en ello, retomaré el tema en un futuro.

Hasta entonces, nos vemos por Old School Generation!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.