XENOGEARS

Con el recuerdo del memorable Final Fantasy VII todavía latente, los genios de Square se apresuraron a maravillar a sus fieles seguidores con algunas obras del calibre de Bushido Blade 2, Chocobo’s Mysterious Dungeon, Front Mission Alternative, Parasite Eve, Soukaigi y el juego que aquí nos ocupa, Xenogears.
El 11 de febrero del año 1.998 fue la fecha elegida para comercializar este vitoreado RPG en el territorio nipón, consolidándose desde el mismo momento de su lanzamiento como un auténtico baluarte para la gris de Sony.
Para esta superproducción, condensada en 2 CD-Rom, la compañía desarrolladora recurrió a un staff de puro lujo compuesto por algunos de los más ilustres programadores del sector, con nombres tan legendarios entre sus filas como el director Tatsuya Takahashi FF IV -, el productor Mitsuo TanakaSecret of Mana / Seiken Densetsu – o el afamado músico Yoneda-San Chrono Trigger -.
A este envidiable elenco es preciso sumar artistas tales como el simpar diseñador de personajes Kunihiko Tanaka y el no menos popular Junya Ishigaki – quienes para la ocasión supervisaron el diseño de los Mecha Robots -; amén de PRODUCTION IG – creadores de las animaciones de Ghost in the Shell nada menos, que también realizaron múltiples secuencias en dicho RPG -.
Huelga decir que la recreación gráfica en el título que nos traemos entre manos, a excepción de los personajes y enemigos que en su mayoría son sprites en 2D, es completamente vectorial y se le brinda la oportunidad al usuario de rotar a placer los maravillosos escenarios que se desplazan majestuosamente ante su atenta mirada, conformando uno de los mayores espectáculos visuales de PlayStation gestados hasta la fecha – muy superior al mapa de Final Fantasy VII para que nos entendamos -, siguiendo la estela iniciada por el mismísimo Vandal Hearts y sus discípulos espirituales, Final Fantasy Tactics, Grandia o Shining Force III.
Basta con decir que la calidad gráfica de Xenogears y el sorprendente engine 3D encargado de mover cada nivel con absoluta perfección le convirtieron por derecho propio en uno de los juegos más destacados en el seno de la compañía, que por aquella época se contaba entre las mejores del mundo.
Respecto al desarrollo de los combates, también presentan jugosas innovaciones.
En especial si nos referimos a la facilidad para ejecutar combos mediante el pad, como si de un arcade de lucha se tratase, logrando así unos enfrentamientos dinámicos y espectaculares como pocos.
Mención especial para las reyertas a bordo de los descomunales Mecha Robots, que también se evidencian como una delicia a nivel tecnolúdico.
En definitiva, un título imprescindible para los amantes del género dada su asombrosa calidad y apasionante historia made in Square, cuando sus aventuras todavía eran sinónimo de magnificencia y buen hacer.

COMBATE A BORDO DE ROBOTS

Además de los habituales enfrentamientos por turnos, otro de los mayores alicientes de Xenogears radica en la posibilidad de introducirse en titánicos Mecha Robots para oponerse a funestos engendros mecánicos, cuyo diseño corrió a cuenta del insigne Junya Ishigaki.

COMBOS POR DOQUIER

Con evidentes referencias al modo de combate del excelentísimo Chrono Trigger, los enfrentamientos en Xenogears permiten hasta un máximo de tres personajes simultáneos.
Merece la pena destacar que sus creadores no se contentaron con recrear las épicas batallas presentes en múltiples RPG’s, y optaron por bendecir a sus protagonistas con la agradecida posibilidad de ejecutar demoledores combos y golpes especiales contra los sufridos enemigos.
Para realizar estas sucesivas combinaciones de ataques es preciso manejar el pad como si de un arcade de lucha se tratase, aumentando de forma considerable la eficacia y belleza plástica conforme se afianza el progreso y adquiere la inevitable experiencia.
Este desarrollo tan singular le confiere a Xenogears una ligera exclusividad que convierte a sus variados combates en todo un reclamo para los incondicionales del género.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.