XENON 2 MEGABLAST

La prestigiosa compañía The Bitmap Brothers, cuyos orígenes se remontan al lejano año 1.987, inauguró su triunfal trayectoria con el largamente recordado Xenon, si bien otras de sus creaciones acapararon mayor protagonismo hasta su triste final durante el 2.004, tales como Gods, Speed Ball, The Chaos Engine o World War II, por citar algunos ejemplos de sobra conocidos.

No obstante, la más aclamada de todas sus obras sigue siendo sin lugar a dudas el mítico Xenon 2 Megablast, la continuación directa de su primer trabajo.

Y es que virtudes desde luego no le faltan, pues este sensacional juego de naves con vista cenital se sitúa fácilmente dentro de ese selecto grupo en el que tan sólo los mejores de su género pueden ser tomados en consideración.

El desarrollo del título comprende un total de cinco extensas fases, divididas a su vez en dos secciones, en las que será preciso avanzar de forma vertical; si bien incluye una opción muy poco explotada dentro de este tipo de programas facilitando al usuario retroceder en el escenario, aunque tan sólo sea de forma provisional.

De este modo se le otorga a la aventura cierto componente estratégico, permitiendo así evadir determinados enemigos u obstáculos con mayores garantías.

Además, la versátil nave cuenta a su favor con una considerable barra de energía, impidiendo por tanto que sea destruida mediante un único impacto, tal como era la norma en algunos de los títulos más representativos del momento.

Por si fuera poco, cabe la posibilidad de invertir las ganancias obtenidas durante el transcurso de la partida en el misterioso establecimiento dirigido por un desconcertante alienigena que responde al nombre de Colin, cuya finalidad no será otra que suministrar un contundente armamento, a cambio eso sí del mejor postor.

Sin lugar a dudas este es uno de los elementos más significativos del título que nos ocupa, pues pone a entera disposición del usuario hasta una veintena de mejoras bien diferenciadas entre sí, entre las que destacan poderosos cañones, disparos automáticos y un largo etcétera.

Por descontado, también cabe la alternativa de revender aquellos artilugios que no sean compatibles con las nuevas adquisiciones, algo totalmente recomendable y de lo que dependerá al menos parcialmente el éxito de la misión, pues en no pocas ocasiones el mismo avance premiará a aquellos usuarios que sean selectivos con el armamento disponible, que pudiera no adaptarse a las necesidades que plantea cada fase.

A nivel técnico este juego resulta exquisito, en especial si nos referimos a su solvente acabado gráfico, en el que destacan con holgura unos magistrales efectos de luces y sombras que acentúan esa agradable sensación de tridimensionalidad, engalanada a su vez por la aparición de voluminosos e imaginativos enemigos finales de nivel.

Pero donde sobresale Xenon 2 Megablast es en su magistral apartado sonoro, en el que el tema principal de Megablast – que a su vez le presta el segundo nombre al programa – brilla con luz propia.

Tanto es así que esta sublime composición ideada por Tim Simenon, popularmente conocido como Bomb the Bass, se sirve de la línea de bajo del aclamado tema principal perteneciente al largometraje Asalto a la comisaría del Distrito 13, dirigido por el laureado John Carpenter.

Huelga decir que esta pegadiza melodía ostenta el honor de ser el segundo sencillo comercializado por el fenomenal artista en su otrora imparable trayectoria profesional.

Retomando el tema que nos traemos entre manos, Xenon 2 se distingue entre los grandes del género, además de por su inusitada calidad y unas las novedades significativas que ya se han expuesto con anterioridad en este mismo texto, por su desorbitada dificultad y por disponer de uno de los finales más desangelados de la historia de los videojuegos, en el que apenas unas escuetas frases del simpático alienigena y una pantalla que se apaga sirven para anunciar la triste conclusión de dicha aventura.

Basta con decir que no son pocos los que han manifestado abiertamente su descontento con tan decepcionante desenlace, estando entre ellos el famoso Peter Molyneux, quien no pudo ocultar su enorme desilusión ante esta dudosa recompensa que en efecto no le hace justicia a un juego sobresaliente en casi todos sus apartados, y que podréis disfrutar desde el siguiente enlace.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.