XEVIOUS

Xevious constituye un hito en su género, y fue creado por MasanobuEVEZOOEndoh – los cazadores de Easter eggs o Huevos de Pascua pueden encontrar su recompensa en el extremo derecho cuando empieza el primer nivel y disparan hasta que se revela el mensaje secreto “NAMCO ORIGINAL, programa de EVEZOO“.

Fue el primer shoot’em up en que el fondo no tenía nada que ver con el espacio.

Por el contrario, se desarrollaba sobre unos paisajes terrestres detallados y, como resultado, tiene la característica única de que la nave del jugador – que se llama irónicamente Solvalou – tiene dos modos de disparo.

Las balas ordinarias son para los enemigos que vuelan, pero la amenaza imprevisible de la artillería terrestre y los tanques debe combatirse con las bombas de Solvalou, cuya puntería se afina con la ayuda de un cursor que aparece en la pantalla.

Aunque todavía divierte, Xevious sólo mantiene su estatus legendario en Japón, y nunca ha atraído en exceso la atención de los jugadores norteamericanos o europeos.

Quizá se deba a que le falta un final, y a que la paleta de color y el diseño de sus gráficos son poco imaginativos – casi todos los enemigos tienen una forma geométrica de color gris -.

Aun así, el juego está lleno de secretos, y los enemigos actúan de forma diferente a como lo hacían en cualquier juego anterior.

Algunos de los enemigos se retiran ante tus disparos en vez de abalanzarse hacia ellos, y otros son inmunes y requieren unas hábiles maniobras con la nave para esquivarlos.

En Xevious también sale uno de los primeros jefes de los videojuegos: un platillo volante enorme, el Andor Genesis, cuyo núcleo hay que destruir para continuar.

Puede que Xevious pase un tanto inadvertido por estos lares, pero es una de las piedras angulares en la evolución de los shoot’em up con desplazamiento vertical, y aunque sólo fuera por eso, bien merece ser tenido en consideración.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.