XYBOTS

Xybots, antecesor de todos los juegos de disparos en tercera persona modernos, con una temática de ciencia ficción, presenta laberintos tridimensionales para explorar con uno o dos jugadores, y un modo de control inusual en la máquina recreativa: unos joysticks cuyos controladores podían moverse hacia la derecha o izquierda para dirigir el punto de vista del jugador.

Debido a una interfaz insólita, los jugadores actuales considerarán poco fluido el título, que fue diseñado por de Logg – el legendario autor que está tras la franquicia Gauntlet, para más señas – y conserva muchos de los aspectos por los que se conoce a esta serie fantástica, desde los laberintos confusos con llaves y caminos ocultos, hasta el estrés que provoca la reducción de una barra de energía.

Para jugar con Xybots, la velocidad y la decisión son básicas, pero también la cooperación entre aventureros, porque será importante tener alguien que te cubra las espaldas.

Por supuesto, con dos jugadores participando, las valiosas monedas desperdigadas por los mapas pueden ser una fuente de conflictos, como lo es la gran bonificación que recibe quien supera primero el nivel.

Xybots tal vez peca de tener una pantalla abarrotada en exceso, ya que cada ventana del juego ocupa sólo una cuarta parte – y el resto se dedica al mapa y la información sobre el propio jugador -.

Además es un juego muy difícil, lo cual puede interpretarse como un intento de sacarte más dinero… Pero, cuando juegas a dobles, resulta evidente que se trata de una versión mucho más refinada que la de Gauntlet, que anunció la explosión de los juegos de disparos en las máquinas recreativas mucho antes de que se expandieran las tres dimensiones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.