YOSHI’S STORY

De todos es sabido que los usuarios de Nintendo siempre han podido disfrutar de sobresalientes juegos de plataformas, aunque en ocasiones sucede que estos no han conseguido estar a la altura de las expectativas generadas.

Este es el caso de Yoshi‘s Story, un título magistral que por su claro enfoque hacia un público infantil vio mermada parte de la legendaria jugbilidad que por norma ha caracterizado a la saga.

No en vano, Shigeru Miyamoto se limitó a ser el supervisor durante todo el proceso de desarrollo, inmerso como estaba en multitud de proyectos simultáneos durante toda la etapa de Nintendo 64, lo que le pasó la inevitable factura técnica; pues se echó en falta ese toque inconfundible al que tan acostumbrados nos tiene el genio de la programación, que diferencia a los buenos juegos de las obras maestras imperecederas.

Respecto al desarrollo, ha variado considerablemente, aunque no en su totalidad.

De este modo, mientras que el avance a través de las distintas fases es idéntico al de los títulos clásicos, el progreso de la aventura se torna en algo completamente novedoso, siendo tan solo necesario superar un único nivel por cada uno de los seis mundos disponibles para pasar al próximo.

En consecuencia es posible terminar la aventura en un tiempo irrisorio de apenas 2 escasas horas; pero que no cunda el pánico, pues esto no equivale a completar el juego en su totalidad, dado que es posible hacerlo por 44 rutas diferentes, es decir, que existen 256 alternativas posibles para llevar la aventura a buen puerto.

Tampoco será necesario finalizar cada pantalla para acceder a la siguiente, pues bastará con recoger 30 piezas de fruta para superar la fase correspondiente.
.

A nivel visual Yoshi‘s Story desborda simpatía, colorido y originalidad; siendo preciso destacar que muchos de los elementos que aparecen en pantalla han sido recreados en 3D, pese a que el avance se ciñe a las 2D tradicionales.

Esto se traduce en que cada uno de los personajes que aparecen en el juego luce una flexibilidad cuanto menos loable, lo que ha permitido a los grafistas de Nintendo dar vida a todo un elenco de enemigos sorprendentes.
.

Los fondos no dejan de ser una maravilla en todo momento, con algunos detalles impactantes, muy superiores a la mayoría de títulos comercializados en el año 1.998.

Sirvan a modo de ejemplo la gran cantidad de materiales con los que han sido construídos los escenarios, tales como plásticos, telas de pantalones tejanos, bordados de todo tipo, y un largo etcétera.

Por lo que perderse por los mundos de Yoshi‘s Story es un auténtico deleite, y en no pocas ocasiones os descubriréis a vosotros mismos buscando nuevas zonas con las que maravillaros.

La banda sonora, a su manera, roza la perfección, y pasarán años antes de que podáis escuchar unas melodías tan divertidas como las que atesora este cartucho de 128 megas, en el que destacan las magistrales composiciones que sirven para acompañar a la transición entre niveles, capaces de arrancarles una sonrisa a los más serios del lugar.

Una vez recuperados del impacto que provoca el magistral espectáculo audiovisual que se muestra en pantalla, pues es preciso rendirse a la evidencia y reconocer que a nivel técnico el juego cumple con creces, no tardaréis en llegar a la inequívoca conclusión de que el programa resulta corto y sencillo en extremo, incluso teniendo presente que el usuario tan solo dispone de 6 vidas, una por cada Yoshi, a las que hay que sumarles otros dos personajes ocultos.

Por este motivo Yoshi‘s Story no consigue equipararse al sublime Super Mario World 2: Yoshi‘s Island de Super Nintendo, ni por descontado al consagrado Super Mario 64.

En cualquier caso, serán los más jóvenes del hogar los que mejor sabrán aprovechar y exprimir las virtudes que encierra esta creación de Nintendo, quedando excluídos de la ecuación los jugadores más experimentados, que no encontrarán aquí mayores retos a superar.
.

RESUMIENDO

Graficamente el juego es soberbio, y cuenta con algunos efectos que rozan la excelencia. Mención especial para el agua en el nivel de la jungla. Los fondos son todos muy detallados, y hasta el más discreto de los enemigos desborda simpatía.

En el apartado sonoro hay luces y sombras. Durante el progreso de la partida las composiciones disponibles a duras penas conseguirán captar vuestro interés; sin embargo, las melodías introductorias o aquellas que dan inicio a los distintos niveles ya han entrado a formar parte de la historia de los videojuegos por su calidad. Y si dicharacheras son las canciones, los efectos de sonido son aún mejores.

La jugabilidad es sencilla y directa, y existen además una gran cantidad de secretos por descubrir. Tristemente queda penalizada por una muy corta duración, la imposibilidad de grabar partida a menos que se pulse reset durante el progreso de la aventura, y tener que volver a comenzar la historia de forma reiterada, lo que termina por convertirse en algo tedioso y repetitivo.

En síntesis…

Yoshi‘s Story puede no cumplir con las expectativas de todos aquellos que tengan en los títulos del orondo fontanero a su máximo referente, aunque por su sencillez se convierte en el programa ideal para que los más pequeños se inicien en el género de las plataformas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados.
Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico.
Pasad, pasad… bajo vuestra propia responsabilidad.