ZOMBIES ATE MY NEIGHBORS

No sirve de mucho tener uno de los mejores de su época – aunque, de forma decepcionante, la estúpida censura lo transformó sólo en Zombies en Europa – si no tienes la experiencia para reconocerlo.

Pero si pasas unos segundos en las zapatillas de cualquiera de los personajes, sabrás que esta parodia alegremente desenfadada y colorida, inspirada en las películas de serie B, es peligrosamente adictiva.

La estructura se fundamenta en los principios convencionales de correr y disparar, y debes aniquilar a los enemigos de los niveles – así como, en este caso, salvar a las víctimas – para que te permitan acceder al siguiente escenario.

Sin embargo, como sugiere plásticamente el título, el contenido no es ni de lejos tan convencional, con los muertos vivientes y sus colegas – hombres lobo, momias, vampiros, hormigas gigantes y chicas diabólicas enormes, por mencionar sólo unos cuantos – pululando con libertad por las cincuenta y tantas fases del juego.

Y si los enemigos son disparatados, espera a ver el arsenal del que dispones.

Desde platos y pistolas de agua hasta crucifijos y otras opciones ofensivas más obvias, la alocada selección es una contribución clave para el humor descarado que hay en el fondo – muy humano – de Zombies Ate My Neighbors.

La escenografía también refleja la exuberancia creativa de LucasArts, empezando con algunos ejemplos genéricos de vida suburbana – patios traseros, un centro comercial – representados con el magnífico estilo visual del juego, antes de llevarte a algunos ejemplos más inspirados, relacionados con los demonios que se descubren a medida que se avanza.

Y se juegue a solas o con amigos, Zombies Ate My Neighbors ofrece diversión pura y una experiencia en 16 bits que todos los aficionados deberían desenterrar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.