ZX SPECTRUM, EL SÍMBOLO DE TODA UNA GENERACIÓN

Clive Sinclair es el culpable de que toda una generación se haya aficionado al ocio digital.
La responsabilidad directa recae sin duda en sus creaciones.
Fue durante la década de 1980 cuando lanzó en el mercado británico el ZX 80, un ordenador bastante primitivo y rudimentario si los comparamos con los de hoy en día, pero que en aquel entonces representó el primer ordenador personal en el Reino Unido a un precio realmente económico, menos de cien libras; aunque con unas capacidades un tanto limitadas al disponer de tan sólo un Kb de memoria RAM.
Fue tal el éxito obtenido que en tan solo un año lanzó un nuevo modelo, el ZX 81, de similares características pero a un precio aún menor.
Sin embargo el cambio representativo llegó un año después, cuando salio a la venta un nuevo modelo, el ZX Spectrum, que para la ocasión ya contaba con 16 kb de memoria RAM, e incluía un sistema BASIC claramente superior al de los anteriores modelos, además de ser capaz de emitir sonidos.
Gracias a su rebajado precio se convirtió rápidamente en una herramienta de aprendizaje muy popular entre los jóvenes de la década de los 80.
Aunque para ser sinceros, las aplicaciones profesionales distaban mucho de ser las mejores disponibles, y el interés de los que adquirían el producto no se basaba en la elaboración de bases de datos o programas contables, sino que pasaba directamente por la que por aquel entonces aún era una industria naciente, que no era otra que la de los videojuegos.
Aquellos que tengáis más de treinta años, sin duda recordarán títulos del calibre de Camelot Warriors, Army Moves, Phantomas, Rampage, entre tantos otros…
Los gráficos eran muy rudimentarios, con unas paletas de colores que con frecuencia se mezclaban entre sí y deslucían el conjunto; el control era duro y difícil en ocasiones, y las músicas, bueno, a decir verdad pocas se salvaban de la quema.
Pero cuánta ilusión destilaban aquellos títulos, y cuántas tardes nos hemos pasado horas sentados frente al televisor, soportando aquellas cargas interminables que podían durar hasta veinte minutos en ocasiones, y cuántos recuerdos han quedado para la posterioridad de todos aquellos que crecimos jugando con un viejo joystick en nuestras manos.
Sin duda, como decía al principio, el ZX Spectrum fue representativo de toda una generación que crecimos jugando y aprendimos con el a jugar.
Y no hay muchas consolas, ni ordenadores modernos que puedan adjudicarse esa medalla; y aunque no por las limitadas opciones que teníamos de elección, era menos bueno.
Un bonito recuerdo, de una época que ya nunca volverá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Xtremeretro

About Xtremeretro

X.R. se nutre de juegos sobradamente conocidos, pero también de algunos considerados malditos por las habituales asociaciones de bienpensantes, y otros tantos injustamente olvidados. Rebuscamos en el fondo de nuestros archivos para traer aquellos títulos que todo el mundo debería probar, junto a las historias que se cuentan entre susurros en la industria del ocio electrónico. Pasad, pasad... bajo vuestra propia responsabilidad.